02/06/11. Hola, me llamo…………… y ¿soy un adicto?

Esta historia comienza cuando mis padres descubren que consumía marihuana, preocupados con toda la razón del caso; pero no por mi comportamiento errático sino por la cantidad de estupideces que escuchaban de seudo especialistas en el tema (me refiero a gente más ignorante que ellos sobre el tema). Me propusieron que me internara en una clínica de rehabilitación. Pero yo sugerí asistir a un especialista.

Tengo 30 años y Llevo cerca de 8 años usando cannabis, siempre me he cuidado del exceso y de no consumir ningún tipo de droga de origen químico, no tengo nada en contra de los que la usan, cada quien es libre de envenenar su cuerpo de la forma que mejor les parezca. Usualmente no consumo ni alcohol ni cigarrillo, salvo alguna reunión a la que pueda asistir. Nunca he ocasionado problemas, no he sido detenido por ningún motivo. Llevo un año desempleado pero últimamente el desempleo se ha vuelto un tema más común afectando hasta niveles globales, en resumen tengo los mismos tipos de problemas de cualquier ciudadano común y silvestre.

Como antecedente llevo ya 16 días sin fumar ni un solo porro (por decisión propia) y pienso mantener mi palabra, aunque no estoy muy conforme que digamos. Todo sea por demostrar como se sataniza el consumo de marihuana por tener el estatus de ser una droga ilegal.
Asistí al especialista con mis padres ya que los convencí de que una terapia familiar nos serviría a todos. Aquí comienza el problema ya que para el especialista es lo mismo si consumo solo marihuana, cocaína, base, éxtasis, calmantes, etc. Todas son drogas pero por simple sentido común podríamos diferenciar entre unas y otras. Es clara la diferencia, al menos para mi si.

No todos los consumidores de la mariguana o cannabis deben ser considerados automáticamente delincuentes, narcotraficantes o personas disfuncionales. Tampoco se puede afirmar A Priori que todos los consumidores de mariguana sean adictos, de la misma forma en que la mayoría de los consumidores de alcohol, de tabaco o de cualquier otra droga no se les considera adictos y si se les considera consumidores eventuales o “sociales”.

En Ecuador no hay índices de adicción o dependencia exactos (puede ser que este equivocado). En Ecuador no existen estudios completos sobre los daños a la salud que supuestamente genera la marihuana. No están comprobadas conductas delictivas derivadas de la desesperación por falta de marihuana; ni graves síndromes de abstinencia; ni el papel del cannabis en la inducción a otras drogas fuertes. Finalmente, la clasificación como Estupefaciente a la especie vegetal Cannabis Sativa, en nuestra ley no se fundamentó en estudios nacionales y tiene la contradicción de que, al mismo tiempo, clasifica a su elemento activo como Sustancia Psicotrópica.

En el mundo existen estudios serios y científicos sobre la marihuana, cuya orientación es justificar su despenalización. No encontré registros internacionales sobre muertes o enfermedades graves derivadas del consumo de marihuana, en contraste con los extensos registros de daños por el consumo en exceso de drogas legales como el alcohol, el tabaco, los antidepresivos y las anfetaminas. No he podido encontrar registros sobre accidentes de transito o laborales provocados directamente por el consumo de marihuana.

En el caso especifico de la marihuana, se habla de una adicción psicológica, diferente a las adicciones fisiológicas al alcohol o a los fármacos. En todo el mundo se reconoce esa diferencia fundamental. La adicción fisiológica se explica en la forma en que el alcohol y los fármacos afectan directamente a la estructura de los tejidos nerviosos y a los enlaces intra-neuronales. En el caso del cannabis, los efectos histológicos son menores y funcionan básicamente por predisposición genética: a) Existen las dopaminas y las endorfinas o drogas internas, con forma semejante al Tetra- Hidro-Cannabinol, como la Anandamida (estimulante del apetito) y el 2-Arachidonoil-Glicerol, que a su vez estimulan la generación de neurotransmisores químicos en las neuronas pre-sinápticas y b) Existen los receptores ionotrópicos cannabinoides en neuronas postsinápticas en la corteza cerebral, en el tallo y en el hipotálamo.

Quienes aislaron la peculiar estructura del elemento activo de la mariguana, el Delta 9 Tetra Hidro Cannabinol, THC, determinaron un mecanismo psicológico y no neurológico en la afición al cannabis. Desde 1988, Allyn C. Howlett de la Universidad de Saint Louis, Estados Unidos, dio sustento a la teoría de la afición psicológica y a la clasificación del Cannabis como “Droga Blanda”, apoyado en los estudios previos y posteriores de Raphael Mechoulam, de la Universidad de Jerusalén. Tales diferenciaciones de la marihuana respecto a otras drogas, son conceptos que se han impuesto en la mayoría de las universidades de países desarrollados.

La principal revista de salud del Reino Unido, MEDICAL NEWS TODAY, estableció en
2008 una tabla de drogas por niveles de daños, a partir de encuestas universitarias y estudios clínicos. Ubico al Cannabis como una droga blanda menos dañina que las drogas legales, aplicando 3 criterios:

Daños físicos; efecto des-Integrador (influencia negativa en la familia y en la sociedad) y nivel de adicción ó índice de dependencia.

TABLA DE DROGAS POR NIVEL DE DAÑOS-PELIGROSIDAD.
(1) Heroína.
(2) Cocaína.
(3) Barbitúricos.
(4) Derivados-equivalentes fumables de Erythroxilonnovogratense.
(5) Alcohol.
(6) Ketamina.
(7) Diazepan.
(8) Amfetaminas.
(9) Tabaco.
(10) Morfina.
(11) Solventes.
(12) Cannabis.
(13) 4-MTA, Paramethyldioamfetamina.
(14) LSD.
(15) Ritalín.
(16) Esteroides Anabólicos.
(17) GHB, Acido Gama Hydroxybutyric.
(18) Extasis.
(19) Alkylnitritos.
(20) Kat.

Retomando la vivencia, la persona especialista a la que acudimos además utilizaba técnicas alternativas para complementar la consulta como Reiki y otras mas que no recuerdo. Primero se entrevistó con mis padres y luego de tener una idea preconcebida de mi “adicción” gracias a mis padres, me entrevistó a mí, y en cuestión de 20 minutos (tal vez fueron 30 min.), me hizo varias preguntas desde mi niñez, pareja y otras cosas más. Luego hizo ingresar a mis padres y me realizo las terapias alternativas para evaluar mis “energías”. ¿Por qué las comillas?, simplemente me pareció que fue muy conveniente evaluar mis chacras después de saber todo tipo de cosas sobre mi; por que no me evaluó antes de mi entrevista, obviamente la conclusion seria que estaba jodido.

Seguidamente me indico que el asunto era grave y que manifestaba todo el perfil de un adicto bla bla y más bla. Que si no quería que termine debajo de un puente debíamos seguir sus indicaciones al pie de la letra y si no que la otra opción era internarme a un centro de rehabilitación para drogadictos. Obviamente escogí la primera opción. Que era recibir terapia y asistir a Narcóticos anónimos durante 90 días o sesiones seguidas.

En que momento fumar uno o varios porros ocasionalmente me convirtió en enfermo drogradicto; porque nos indico que era una enfermedad con la cual tenia que vivir toda mi vida. Esta persona que conocí ese día en cuestión de una charla de 20-30 minutos, dio su veredicto y me etiqueto para toda la vida. Argumentar algo en ese momento era peor; por que una vez que te etiquetan de drogadicto te conviertes automáticamente en una persona mentirosa, manipuladora, sin escrúpulos en la cual no se puede confiar. Todo lo que digas en tu defensa es y será usado en tu contra. Además que si no acepto mi estado estoy en total negación sobre mi problema; pero quien carajos va a saber algo sobre mi mas que yo.

En ese mismo instante me envió a un grupo de NA. Al cual estoy asistiendo desde  ayer. Todavía estoy en shock y no me trago esa película de drogadicto pero según me dicen todos, lo terminare aceptando.

Pronto……….Un marihuanero en ligas mayores.

Anuncios

Un comentario

  1. “Fumo marihuana y no me siento culpable de nada. Es más, creo en mi derecho a hacerlo y lo defenderé de todas maneras. Mal que mal, estamos hablando de una preferencia personal, consciente.

    ¿Qué me motiva a escribir sobre un tema de suyo controvertido y demonizado?Básicamente el cinismo y doble estándar de aquellos que se horrorizan ante una afirmación de esta naturaleza, sin mencionar la supina ignorancia y prejuicios heredados sobre el tema. En todo caso, lo que aquí expondré está basado en mi experiencia, que es la de una persona común y corriente. Para disertaciones científicas en pro o contra , hay multitud de páginas por la red.

    La siguiente escena se desarrolla en casa de un familiar, hemos sido invitados a almorzar con mi mujer y, antes de pasar al comedor conversando de esto y lo otro,el anfitrión aparece con una botella de licor y sendos vasos. Coloca uno frente mío y cuando lo va a llenar le digo: “No gracias, no bebo alcohol, fumo marihuana.”

    El me mira con cara de incredulidad, asume que estoy chanceando y replica:”Pero cómo, no tomas nunca?”. “Exacto-contesto-nunca.”
    —————————————————————————————————-

    Hace años ya, decidí plenamente consciente y a sabiendas de los riesgos sociales que esto implica “salir del armario cannábico” porque creo en mi derecho individual de elegir con qué me drogo, cuándo y dónde. Lo citado anteriormentre, es parte de lo que colgué en mi blog.
    https://laconsultadekurilonko.wordpress.com/2010/08/01/si-fumo-marihuana-y-que/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s