Marihuana II

En 1971, a las 4:20 de la tarde, en la secundaria San Rafael de California los estudiantes se reunían a fumar marihuana a ritmo de Beatles, hippies y la consigna de hacer el amor en vez de la guerra. Así nació el 20 de abril o 4-20, como señal de rebeldía y contracultura para recuperar para todos la marihuana que había sido raptada con la prohibición de los racistas y demás agentes de lucro en 1935.

La prohibición de licores en Estados Unidos duró hasta 1933, fue un fracaso en múltiples frentes desde su inútil propósito de disminuir alcohólicos, hasta la caída en agricultura, economía, impuestos y la sustitución de bares y salones por sitios clandestinos, todos contribuyeron a la corrupción y rápido surgimiento de mafias traficantes que hasta el día de hoy se nutren de las políticas de prohibición y criminalización de substancias. El indiscutible fiasco de aquella política no fue freno a la aparición de una nueva prohibición, esta vez a la marihuana. Las presiones tuvieron varios frentes: el racismo contra mexicanos que migraban con sus cigarros de diversión, contra afroamericanos que interactuaban con blancos gozando del blues y jazz y los intereses crecientes de farmacéuticas que necesitaban patentar medicamentos y eliminar la planta que por siglos había ayudado a pasar las penas casi gratuitamente, más el sistema de represión policial.

En 1965 el Dr. Mechoulam aisló dos componentes responsables de muchos efectos de la planta: THC y CBD, afianzando a Israel como el centro mundial en investigación del uso medicinal de la marihuana. Uso descrito hace 5 mil años por el emperador chino Shennong y que hoy se respalda en estudios científicos para más de 200 enfermedades. En este lustro se describe el sistema endocanabinoide humano que muestra cómo producimos sustancias similares a cannabis en el cuerpo, para lo cual tenemos receptores que interactúan con marihuana en casi todas nuestras células. Empieza a entenderse por qué es eficaz la marihuana en combatir enfermedades tan diversas. Algunos ejemplos son la disminución de movimientos involuntarios que alivian los síndromes de Parkinson, Tourette y epilepsia, sobre todo en niños; regulación de autoinmunidad dando esperanza en esclerosis múltiple, artritis y lupus; ayuda a olvidar traumas como violaciones y guerras en estrés postraumático; o en la enfermedad contraria el Alzheimer, a recobrar memoria y pensamiento. Hace décadas se usa marihuana porque reduce los estragos de quimioterapia: dolor, depresión, insomnio, bajo apetito, diarrea y náusea, y ahora incluso promete curar distintos tipos de cáncer.

Una planta que solo necesita de agua y tierra en una maceta de nuestra casa se convierte en amenaza para industrias farmacéuticas y corporaciones que lucran de enfermedades y corrupción de sistemas de seguridad inútiles.

Frente a la discusión de la ley de prevención de drogas proponemos un trato ético basado en evidencia científica, guiados por técnicos con experiencia antes que por creencias e ilusiones morales personales. Desafiar el statu quo con un Instituto de Investigación de Drogas y Alcohol, que no necesita construir otro edificio sino dar recursos para traer científicos como el Dr. Guzmán y su equipo de la Complutense para los usos terapéuticos contra el cáncer y más enfermedades, proponer el cultivo estatal de marihuana en los abandonados terrenos de Yachay, regular su distribución y comercialización, etcétera. Les invito a volar, a no hacer más daño, a legalizar.(O)

Fuente

Anuncios

El estudio de la marihuana y su propósito más elevado

Safed, Israel – Entre las hileras de plantas que crecen en una granja de las colinas de Galilea, en el norte de Israel el gobierno ha aprobado la marihuana medicinal, han conseguido una cepa que dicen que tiene el mayor efecto psicoactivo en todo el mundo.  También tienen otra, rica en propiedades anti-inflamatorias y que no coloca.

La marihuana es ilegal en Israel, pero están a la vanguardia en el debate sobre la legalidad, los beneficios y riesgos del cannabis medicinal. Hay granjas como ésta que están en un lugar secreto cerca de la ciudad de Safed y que los miembros del personal llevan batas blancas de laboratorio, sus instalaciones cada vez están más equipadas con equipamiento de última generación para el control de la luz y la humedad y con sus terrenos están protegidos por cámaras de seguridad y guardias.

Además de una atmósfera de alta tecnología, hay una espiritual, la plantación de la granja de marihuana medicinal , la más grande y de mayor prestigio de Israel y ahora una empresa comercial muy próspera, está impregnada en ese sentido, reflejado por el aura de Safed, centro antiguo de la mística judía, así como por su nombre , Tikun Olam, una referencia al concepto judío de la reparación o la sanación del mundo.

Hay una sinagoga en el lugar, un dulce aroma de cannabis recién cosechado que impregna la atmósfera y a medio camino de una colina arbolada con vistas a la granja hay una tumba de cúpula azul de un sabio rabínico y su esposa.

En los Estados Unidos, los programas de marihuana medicinal existen en 18 estados , pero siguen siendo ilegal bajo la ley federal. En Israel, la ley define la marihuana como una droga ilegal y peligrosa y aún no existe una legislación que regule su uso con fines medicinales.

Sin embargo, el Ministerio israelí de salud da licencias especiales que permiten a miles de pacientes el recibir la marihuana medicinal, algunos funcionarios del gobierno están promoviendo los avances del país en este campo como ejemplo pionero y de innovación.

“Espero que podamos superar los obstáculos legales para Tikun Olam y otras compañías”, dijo Yuli Edelstein, ministro de Diplomacia Pública y Asuntos de la Diáspora dijo a los periodistas durante una reciente y patrocinado recorrido por el Gobierno en la finca y que forma parte de los esfuerzos por la marca Israel como algo más allá de solo una zona de conflicto. Además de ayudar a los enfermos, dijo, el esfuerzo “podría ser útil para explicar lo que somos en este país”.

Los israelíes han estado a la vanguardia en la investigación sobre las propiedades medicinales del cannabis durante décadas.

En la década de 1960, el Prof. Rafael Mechoulam y su colega Yechiel Gaoni en el Instituto Weizmann de Ciencia aislaron, analizaron y sintetizaron el principal ingrediente psicoactivo de la planta de cannabis, el tetrahidrocannabinol, o THC. Más tarde, el profesor Mechoulam descifró los cannabinoides nativos del cerebro. Ruth Gallily, profesora emérita de inmunología en la Universidad Hebrea de Jerusalén , ha estudiado otro componente principal del cannabis, el cannabidiol o CBD, considerado como un poderoso agente anti-inflamatorio y anti-ansiedad.

Cuando Zach Klein, un ex director de cine, hizo un documental sobre la marihuana medicinal se transmitió por la televisión israelí en 2009, alrededor de 400 israelíes fueron autorizados para recibir la sustancia. Hoy en día, el número ha aumentado a cerca de 11.000.

El Sr. Klein se dedicó a este tema y se puso a trabajar para Tikun Olam en su investigación y desarrollo. ”El cannabis fue usado como medicina durante siglos”, dijo.”Ahora la ciencia nos dice cómo funciona.”

Investigadores israelíes dicen que el cannabis puede ser beneficioso para una variedad de enfermedades y condiciones, desde ayudar a  aliviar el dolor del cáncer en pacientes a ayudar en  la pérdida del apetito , mejorar la calidad de vida de las personas con trastorno de estrés post-traumático y condiciones neuropsicológicas. Los ingredientes naturales de la planta, dicen, que puede ayudar con la función digestiva, las infecciones y la recuperación después de un ataque al corazón .

La cosecha de la marihuana, de plantas que pueden crecer más de seis pies de altura, es procesada en bolsas de cogollos y len cigarrillos preparados. También hay pasteles de cannabis, galletas, caramelos, chicles, mieles, ungüentos y gotas de aceite. La cepa conocida como Eran Almog, que tiene la mayor concentración de THC, se recomienda para el dolor severo. Avidekel, una variedad rica en CBD y sin apenas ingrediente psicoactivo, permite que los pacientes se beneficien de la droga, teniendo la capacidad para conducir y para funcionar en el trabajo.

Trabajando con investigadores de la Universidad hebrea, la granja también ha desarrollado una versión en forma de cápsula, lo que haría que la exportación de la droga más práctica, si la ley lo permite.

Profesor Mechoulam, de 82 años, dijo en una entrevista que él había estado instando a los productores a través de estos años para cultivar cannabis con menos THC y más CBD, algo en lo que los productores de marihuana no para usos medicos no tenían mucho interés. Dijo que lo que Tikkun Olam había creado no era gran ciencia, sino “un desarrollo muy práctico.”

En Israel, dijo, la investigación en este campo es “definitivamente un trabajo en progreso”, y advirtió: “La ciencia no es una carrera olímpica de 100 metros, no es lo importante llegar el primero a la línea”.

 Fuente The New York Times

Los usos positivos de la marihuana para pacientes con cáncer

La marihuana, también conocida como cannabis, se utiliza con fines medicinales para tratar una serie de condiciones, incluyendo el cáncer. La marihuana y sus componentes químicos activos como el THC tiene muchas propiedades que pueden beneficiar a pacientes con cáncer. Poco se sabe, sin embargo, sobre cómo la marihuana interactúa con otros medicamentos comúnmente recetados. Las personas interesadas en las terapias de la marihuana deben consultar a un profesional de la salud antes de usar la marihuana para tratar los síntomas de cáncer.

Reduce las náuseas

Las náuseas y pérdida de apetito son los efectos secundarios comunes de la quimioterapia y también los síntomas de las últimas etapas de cáncer. El Instituto Nacional del Cáncer describe cómo el THC sintético o cigarrillos de marihuana se pueden utilizar para tratar las náuseas y pérdida del apetito asociada con el cáncer. La inhalación de marihuana a través del humo o la vaporización puede ser un método más efectivo de uso, ya que tiene un modo de acción más rápido que los extractos de marihuana por vía oral o THC sintético. El Instituto Nacional del Cáncer advierte que se necesita más investigación para determinar la dosis óptima de la marihuana que los pacientes con cáncer deben usar para tomar ventaja de las propiedades anti eméticas de la droga.

 Reduce el tamaño del tumor

Una serie de estudios de investigación médica revisada por NORML.org demuestran que la marihuana puede tener propiedades anti-cancerígenas. Los efectos de la marihuana como un agente anti-tumoral son particularmente evidentes en los gliomas. Los gliomas o glioblastomas, son una rara, pero muy agresiva forma de cáncer de cerebro que normalmente se traduce en la muerte del paciente dentro de los dos años del inicio. NORML.org revisó los estudios que muestran que la marihuana puede reducir el tamaño del tumor en pacientes con glioma. NORML.org también cita una serie de estudios que demuestran efectos antitumorales de la marihuana en un número de cánceres, incluyendo cáncer de mama, cáncer de próstata, cáncer de colon, cáncer de pulmón, cáncer de cuello uterino y otros cánceres. Otros estudios revisados ​​por NORML.org muestran que cuando se usa en combinación con ciertas quimioterapias, la marihuana puede aumentar la eficacia de los fármacos contra el cáncer.

 

Reduce el dolor

En 2010 un estudio clínico multicéntrico doble ciego publicado en el Journal of Pain and Symptom Management se demuestra que el cannabis reduce significativamente el dolor asociado con el cáncer, en comparación con los placebos. Los autores de este estudio recomiendan que la marihuana contiene extractos tanto de THC como de CBD (dos componentes químicos activos de la marihuana) que pueden ser utilizados para tratar el dolor en pacientes con cáncer que no responden a las típicas recetas de reductores del dolor de tipo opioide. THC y CBD pueden trabajar en forma sinérgica para aliviar el dolor y reducir la inflamación en formas que el THC solo o con receta de analgésicos para el dolor no pueden.

Fuente Ehow

Aceite de semilla de cáñamo buen remedio contra el eccema

Las semillas de cáñamo son grandes aliadas de nuestro cuerpo por dentro y por fuera. La aplicación del aceite de semilla de cáñamo o loción en la piel es una manera eficaz de nutrir, proteger y reparar las capas de la epidermis debido a las condiciones externas como el viento y el daño solar.

La incorporación de semillas de cáñamo en la dieta también es una forma eficaz de tratar un tipo de dolencias, incluyendo el eccema, piel seca y los sarpullidos.

Las semillas de cáñamo se consideran los alimentos pre-digeridos que abastecen al instante super-nutrición o combustible a las células del cuerpo. Cada célula del cuerpo lleva una carga eléctrica, el más sano de la célula, el más poderoso de carga eléctrica y lo mejor para tener el cuerpo más sano y más fuerte para luchar contra las infecciones, reducir las inflamaciones y curar desde el nivel celular.

Las semillas de cáñamo tienen la proporción perfecta de Omega 6 y Omega 3 ácidos grasos esenciales para el organismo humano.

Tratamientos Top

El cáñamo es un alimento vital necesario para crear el equilibrio hormonal. Un buen equilibrio hormonal b permitirá al cuerpo combatir la mayoría de los trastornos incluido el eccema.

El cáñamo es muy eficiente en la expulsión de productos de desecho del cuerpo.  La eliminación continua de los residuos y toxinas del cuerpo es crucial en la curación del eccema.

Toma una cucharadita de aceite de semilla de cáñamo 3 veces al día y aplicarte una loción que está enriquecida con aceite de semilla de cáñamo en las zonas afectadas tres veces al día.

Irritantes que pueden producir Eccema

Alimentos, alcohol, productos lácteos, productos derivados del trigo, cítricos, huevos, frutos secos, mariscos, aditivos alimentarios químicos, conservantes y colorantes pueden aumentar el riesgo de eccema.

Seguro para los niños

Los niños con eccema generalmente desarrollan picazón, piel seca, roja y pequeñas protuberancias en las mejillas, la frente o el cuero cabelludo. El aceite de semilla de cáñamo ayudará a aliviar la comezón asociada con el eccema.

Fuente en inglés

La marihuana, a punto de llenar las farmacias de Israel

La industria médica del cannabis se está desarrollando activamente gracias al apoyo del Gobierno
Israel está siendo testigo de un aumento drástico de los consumidores legales de marihuana medicinal y está considerando su amplia distribución en las farmacias a partir del próximo año, una medida adoptada por muy pocos países en el mundo.
Según la agencia AP, Israel, que siempre ha sido conocido por su política progresista sobre el uso médico de la marihuana, ya cuenta con unos 10.000 pacientes que gozan de una receta de cannabis medicinal y tienen acceso a la droga prohibida en el país, sin tener que acudir al mercado negro ni enfrentarse a problemas burocráticos.
Según las previsiones del Ministerio de Salud, para finales de este año la cifra aumentará a 11.000 personas.
Se trata de los pacientes que padecen cáncer o enfermedades relacionadas con el dolor, tales como el Parkinson, la esclerosis múltiple e incluso el estrés postraumático. Pueden tanto fumar la droga, ingerirla en forma líquida o aplicarla sobre la piel como un bálsamo.

Con ayuda del Gobierno

La industria de la marihuana médica se está desarrollando activamente gracias al apoyo del Gobierno a esta iniciativa, indica la agencia.

A diferencia de EE.UU. y gran parte de Europa, el tema apenas provoca controversia entre el Gobierno y autoridades locales. Se precisa que incluso los rabinos influyentes no manifiestan ninguna oposición a su propagación, mientras que la mayoría de los israelíes tienen una actitud liberal sobre su uso.

Actualmente en el país hebreo existe el sistema de marihuana medicinal controlado por el Comité contra la Droga del Parlamento israelí, Knesset, con el objetivo de regular la distribución a los pacientes y establecer normas para controlar su uso médico. Según indica el diario ‘Haaretz’, Israel es el líder mundial en uso de la marihuana con fines terapéuticos.

Fuente: RT

La marihuana medicinal se legaliza en Connecticut

 

Fairfield County, Connecticut, EEUU.- – Ya es legal comprar marihuana en Connecticut, siempre y cuando se tenga una receta para usarla.

Sólo los pacientes que sufren  enfermedades debilitantes pueden tener recetas de marihuana medicinal, de acuerdo con la ley que se firmó el pasado mes de mayo.

Algunas de las condiciones que se califican como debilitantes incluyen el cáncer, glaucoma, SIDA o el VIH, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia, síndrome de emaciación, enfermedad de Crohn, post-traumático, así como otras condiciones médicas, tratamientos y enfermedades.

“Con una cuidadosa regulación y control de seguridad, esta ley permitirá que un médico y un paciente decidan lo que es mejor para el paciente”, dijo el gobernador Dannel Malloy cuando se aprobó la ley

La ley, en un momento dado, no permitirá más de 10 productores certificados en todo el estado. Una vez que los productores estén operando, sólo los farmacéuticos certificados como distribuidores autorizados serán capaces de almacenar y vender marihuana, y sólo a partir de esos proveedores. Según la oficina del gobernador, tendrá que pasar cierto tiempo antes de que cualquiera de esos proveedores estén funcionamiento.

Fuente Cannabis Now Magazine

Elemento de la marihuana como herramienta contra el cáncer

San Francisco, EEUU.- La marihuana, ya ha demostrado que reduce el dolor y las náuseas en pacientes con cáncer, puede ser prometedora como agente de lucha contra el cáncer en algunas de las formas más agresivas de la enfermedad.

Un cuerpo de investigación muestra un compuesto que se encuentra en la marihuana ( que no produce alta psicotrópica de la planta) parece tener la capacidad de “apagar” la actividad de un gen responsable de la metástasis de mama y otros tipos de cánceres.

Dos científicos de San Francisco, California Pacific Medical Center publicaron por primera vez datos de hace cinco años se investigación que mostraba cómo este compuesto – llamado cannabidiol reduce la agresividad de el cáncer de mama en células  en el laboratorio.

El año pasado, se publicó un pequeño estudio que mostró que tenía un efecto similar en ratones. Ahora, los investigadores están en la cúspide de la investigación  en animales y esperamos avanzar lo antes posible con los ensayos clínicos en humanos.

“Según los datos de los ensayos preclínicos son muy fuertes y no existe toxicidad. No hay realmente un montón de investigaciones para avanzar aunque la gente esta muy emocionada”, dijo Sean McAllister , quien junto con el científico Pierre Desprez , ha estado estudiando las moléculas activas de la marihuana (cannabinoides)  como inhibidores potentes de la enfermedad metastásica durante la última década.

Desprez, que se trasladó a la zona dela Bahíade Francia para su investigación postdoctoral en la década de 1990, estaba buscando en humanos células de la glándula mamaria y en particular la función de una proteína llamada ID-1.

El ID-1 es una proteína muy importante en el desarrollo embrionario, después de lo cual esencialmente se apaga y permanece apagada. Pero cuando Desprez manipuló las células en el laboratorio para mantener artificialmente un alto nivel de ID-1 para ver si podía detener la secreción de leche, descubrió que estas células comenzaron a lucir y actuar como células cancerosas.

“Estas células comenzaron a comportarse realmente como locas”, dijo Desprez. ”Ellos comenzaron a emigrar e invadir otros tejidos para ver como se comportan como células metastásicas”.

En base a este descubrimiento, él echó un vistazo a las células cancerígenas metastásicas – no sólo a las células cancerosas estándar, responsables de la agresiva propagación de la enfermedad en todo el cuerpo. Se encontró que la gran mayoría tendían a expresar altos niveles de ID-1, lo que lleva a la conclusión de quela ID-1debe desempeñar un papel importante en la causa de que la enfermedad se propague.

Potencial contra el cáncer

Mientras tanto, McAllister se centró en el estudio de los esteroides anabólicos en el abuso de drogas. McAllister, quien también se dirigió a CPMC de Virginia en 1990, quedó fascinado con el papel no psicoactivo del cannabidiol o CBD, interactúando con el cáncer.

El cannabinoide mas conocido de la marihuana es delta-9 tetrahidrocannabinol, o THC – y ya había mostrado algunas propiedades contra el cáncer en los tumores, pero el cannabidiol no psicoactivo había pasado casi sin estudiarse. McAllister en su investigación inicial mostró que CDB tenía potencial contra el cáncer también.

Hace unos ocho años McAllister escucho a su colega, Desprez, dar un seminario interno sobre su trabajo en ID-1, las células de proteínas manipuladas que se hacen pasar por las células del cáncer y metástasis. Eso produjo una idea: ¿Qué el cannabidiol efectivo podría ser efectivo en atacar a las células metastásicas del cáncer?

La pareja se unió – Desprez con su aparentemente causante del cáncer ID-1 y McAllister con su lucha contra el cáncer con CBD – en una decisión de concentrar su investigación en células metastásicas de una forma particularmente agresiva con el cáncer de mama. ”. Triple negativo” Se llama así porque este tipo de cáncer de mama carece de los tres receptores de hormonas de algunas de las terapias  más exitosas. Alrededor del 15 por ciento de los cánceres de mama se incluyen en esta categoría, y estas células sucede que tiene un alto nivel de ID-1.

Fuente San Francisco Chronicle

Científicos españoles demuestran que la Cannabis Sativa frena la esclerosis múltiple

Javier Fernándes Ruiz lidera el equipo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid que lograron frenar la esclerosis en ratones gracias a la molécula WIN55,512-2

MADRID.- Muchos de los pacientes enfermos de esclerosis múltiple (EM) han optado por consumir Cannabis sativa para frenar las contracción muscular permanente, los espasmos, el fuerte dolor y la dificultad para conciliar el sueño.

La razón: los medicamentos que tradicionalmente se han usado para tratar estos síntomas, producto de la destrucción de la vaina de mielina, no son eficaces en algunas personas.

La base biológica para este efecto positivo del cannabis fue descubierta por el Grupo de Investigación en Cannabinoides de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por Javier Fernández Ruiz.

El equipo estudió la interacción de algunos compuestos que produce la planta, denominados cannabinoides, con proteínas localizadas en la membrana de células del tejido neural llamadas receptor cannabinoide tipo 1 o CB1.

Ambos tipos de receptores forman parte de un sistema de comunicación celular especialmente activo en el cerebro, denominado sistema endocannabinoide.

Fruto del estudio del potencial de los cannabinoides como terapia para la esclerosis múltiple la compañía farmacéutica británica GW Pharma ha desarrollado un medicamento útil para la reducción de síntomas como la espasticidad y el dolor denominado Sativex®, que ya ha sido aprobado su uso en varios países como España.

Sin embargo, los cannabinoides también podrían ser efectivos para frenar la progresión de esta enfermedad y eso es objeto de investigación actualmente.

“Limpieza” de células

Con la idea de frenar la progresión de la enfermedad, Fernández lleva años investigando sobre la posible utilidad terapéutica y neuroprotectora de los cannabinoides para tratar los síntomas y frenar el desarrollo de la EM.En un estudio publicado recientemente en la revista Neuropharmacology, el grupo de investigación profundiza en el estudio de los efectos positivos de una molécula sintética denominada WIN55,512-2 (WIN) -que imita la acción del cannabis sobre los receptores cannabinoides- en un modelo de esclerosis múltiple en ratones.Los resultados del estudio mostraron que el WIN actuaría a través de diversos frentes. Por un lado, se observó que incrementó la expresión de genes encargados de “limpiar” el glutamato, cuyo exceso daña a las neuronas. Por otra parte, WIN disminuyó la expresión de genes asociados a una respuesta inflamatoria dañina para las células del entorno neuronal, tal y como se vio en médulas de ratones tratados con dicho fármaco.

Todas estas reacciones sumadas daban como resultado una disminución de la progresión de la enfermedad en los ratones tratados con WIN comparados con los ratones tratados con una sustancia inocua o placebo.

Además, gracias al uso de moléculas que bloquean selectivamente a CB1 o a CB2, los autores vieron que estos efectos del WIN en una fase temprana de la enfermedad se debían efectivamente a su interacción con el receptor CB1.

Fuente:Emol

Entrevista a José Carlos Bouso, psicólogo, investigador en el Instituto de Investigaciones Biomédicas-Sant Pau (Barcelona)

“No hay pruebas concluyentes de que el cannabis facilite el desarrollo de ninguna enfermedad mental”

El sábado 19 de mayo, José Carlos Bouso, hablará sobre los usos, abusos y percepciones de riesgo del cannabis en el foro del cáñamo Expocannabis Sur. En esta entrevista, Bouso explica algunos efectos del canabbis en la salud y su posible aplicación en el tratamiento de distintas enfermedades.

DIAGONAL: ¿Es sostenible el argumento de que la política de prohibición e ilegalización de las drogas está relacionada con un problema de salud pública?

JOSÉ CARLOS BOUSO: La creación de este mito responde a razones históricas. Antes no eran un problema de salud pública, las drogas se vendían en farmacias o tenían libre acceso. Las primeras leyes reguladoras hacían que se necesitase prescripción médica para acceder a las drogas (hablo de heroína, cocaína o cannabis). A principios del siglo XX con el auge de la moral norteamericana, se empieza a asociar el uso de drogas con una moral disoluta. Es cuando comienza a considerarse que las drogas perjudican no la salud física del individuo sino la salud moral. En el caso concreto del cannabis y de la marihuana se asoció con grupos étnicos a quienes se relaciona con una serie de prácticas criminales, de forma que se termina asociando marihuana con criminalidad. Entonces se termina contruyendo un problema que no existe, un problema que sigue sin existir porque el cannabis nunca ha supuesto un problema de salud público para ningún Estado del planeta.

Las primeras leyes empiezan en 1912, y entonces comienzan las presiones por parte del gobierno norteamericano para implementar medidas prohibicionistas, primero con los convenios de 1961 sobre estupefacientes cuando se incluye a la hoja de coca, la heroína, y la marihuana y luego en dos revisiones de tratados, convirtiendo en prohibición planetaria en base originalmente a una problemática social que no lo era tanto, sino un deseo simplemente de regular la moral y las costumbres por parte del Gobierno norteamericano.

D.: ¿Cuál es la situación en estos momentos?

J.C.B.: Todavía no se ha establecido que pueda haber una relación clara de causalidad entre uso de cannabis y aparición de enfermedades mentales… A la vez está claro que las propiedades terapeúticas del cannabis son incuestionables, incluso hay fármacos basados en el cannabis o fármacos con THC como principio activo, que se usan habitualmente en terapéutica.

En estos momentos hay toda una red basada en la represión del consumo, con presupuestos astronómicos para tratar de reducir un problema que es inexistente y que es desproporcionadamente pequeño en comparación a los recursos que se emplean para tratar de solucionarlo. Estamos hablando de que la mitad de las detenciones y multas por consumo de drogas de 2008, según el Plan Nacional sobre Drogas, están relacionadas con el consumo de Cannabis. A la vez, las detenciones de alijo han disminuido en más de un 30%, mientras han aumentado notablemente detenciones y multas. Esto quiere decir que han disminuido las detenciones de los grandes narcos y se ha focalizado la represión en el pequeño consumidor, que termina soportando este sistema con sus multas.

D.: Usted ha divulgado estudios sobre las propiedades del Cannabis aplicada a enfermedades como el alzheimer ¿Puede resumir en qué estado se hayan estas líneas de investigación?

J.C.B.: A día de hoy no hay ninguna medicación que sea capaz de retardar el avance del Alzheimer más allá de un año o dos. Tampoco el THC es la panacea, ya que induce efectos psicológicos secundarios que no todos pacientes toleran bien. Cada vez hay más pruebas experimentales que demuestran que el CBD, que es otro de los compuestos del Cannabis, que no tiene efectos psicológicos, es decir no produce efectos subjetivos medibles, y además funciona como ansiolítico, y tampoco tiene efectos sobre la alteración de la memoria como tiene el THC, se está mostrando que tiene los mismos efectos que el THC en algunas patologías, entre ellas el Alzheimer.

Lo que pasa que a día de hoy la única investigación que se está haciendo es con animales. No hay un solo estudio, que yo sepa, en el que se esté probando el CBD en el tratamiento del Alzheimer, a pesar de que las pruebas en investigación animal son bastantes sorprendentes: reduce el deterioro cognitivo asociado al avance de la enfermedad; reduce los marcadores biológicos asociados a la enfermedad y reduce además la respuesta inmunitaria que viene asociada a las alteraciones neuronales que se producen como consecuencia de la enfermedad. Parece sorprendente que, conociéndose estos efectos desde hace por lo menos diez años, ninguna administración del mundo haya puesto en marcha recursos para poner a punto estudios que muestren en pacientes si esto puede ser beneficioso o no.

D.: ¿Y en el caso de la esquizofrenia?

J.C.B.: El cannabis se entiende que es un cofactor que puede desencadenar en un momento dado un brote psicótico en una persona, no es un factor causal pero sí puede en personas vulnerables disparar la enfermedad, pero el CBD de nuevo se ha comportado como un excelente antipsicótico.

Cada vez se van incrementando los estudios en los que estas propiedades antipsicóticas se ponen de manifiesto con los mismos efectos terapéuticos que tienen los antipsicóticos de nueva generación o atípicos y sin que se produzcan los efectos secundarios de estos atípicos. Cuando se han hecho estudios con consumidores a los que se ha cogido pelo se ha visto que quien tiene más concentraciones de CBD tienen menos síntomas de tipo psicóticos que aquellos que tienen niveles altos de THC.

D.: Recientemente ha publicado un artículo sobre cannabis y depresión en la revista Cáñamo, ¿qué conclusiones ha sacado de esta relación?

J.C.B: No hay pruebas concluyentes de que el cannabis facilite el desarrollo de ninguna enfermedad mental. Como digo, las pruebas más abundantes son las que lo relacionan como posible cofactor correlacional, que no causal, en personas vulnerables de desencadenar una psicosis, pero con la depresión las pruebas son poco contundentes. Hay algunos estudios en los que se ha observado que personas que fuman cannabis tienen más síntomas depresivos, pero tampoco se sabe si las personas que son más depresivas de antes y fuman cannabis como una especie de automedicación. Ahora se ha publicado un estudio que es lo que reseñé en ese artículo de Cáñamo, en el que se ha visto que es posible que personas que tienen un gen concreto transportador de serotonina, lo que se llama un gen corto, sean más vulnerables a padecer depresión si fuman marihuana. Entonces en principio solo estarían en riesgos estas personas, según este estudio. Es una investigación muy reciente y hay que contrastarlo. Dar un mensaje en relación con la depresión es arriesgado, no hay relación clara. Hay personas que les funcionan como antidepresivo, hay personas a las que puede aumentar síntomas, etc. En principio la relación es idisioncrática y no puede darse una pauta general.

ACERCA DE LA DIVULGACIÓN CIENTÍFICA DE NOTICIAS RELACIONADAS CON EL CANNABIS

“Es raro que revistas ajenas al sector cannábico se interesen en dar difusión en estos temas” —explica José Carlos Bouso— “No sé si hay tabús, porque desconozco el medio, pero tampoco es fácil transmitir conocimientos técnicos porque los periodistas sois dados a sacar un titular y en literatura médica es difícil sacar un titular sin equivocarse porque los resultados de un estudio están sujetos a matices y se pueden interpretar de forma distinta. No siempre se corresponde lo que transmite los medios de comunicación con lo que se encuentra en los artículos científicos, lo que dificulta mucho más la divulgación.

Uno nunca sabe con qué idea va a salir un usuario de las charlas sobre este tema. No solo doy charlas en ambientes drogófilos, también lo hago en ambientes preventológicos, y bueno, mi idea no es convencer sino exponer datos que considero relevantes y tratando de que esté bien contextualizada para que el público lo entienda de mejor forma posible”.

Más info.: VÍDEO: Conferencia de José Carlos Bouso en Spanabbis 2010

Últimas líneas de investigación con cannabis en la revista Letras Psicoactivas.

FUENTE: Diagonalperiodico

Protocolo para el tratamiento de los tics

Los nuevos protocolos canadienses para el tratamiento basado en la evidencia de los trastornos por tics incluyen los cannabinoides como una opción terapéutica con una recomendación débil. La mayoría de los demás medicamentos también tienen una recomendación débil (risperidona, aripiprazol, olanzapina, quetiapina, ziprasidona, topiramato, etc.) Sólo dos tiene una recomendación fuerte (clonidina y guanfacina, la segunda sólo para niños). (Fuente: Pringsheim T, et al. Can J Psychiatry 2012;57(3):133-43) Fuente IACMLos nuevos protocolos canadienses para el tratamiento basado en la evidencia de los trastornos por tics incluyen los cannabinoides como una opción terapéutica con una recomendación débil. La mayoría de los demás medicamentos también tienen una recomendación débil (risperidona, aripiprazol, olanzapina, quetiapina, ziprasidona, topiramato, etc.) Sólo dos tiene una recomendación fuerte (clonidina y guanfacina, la segunda sólo para niños). (Fuente: Pringsheim T, et al. Can J Psychiatry 2012;57(3):133-43)

Fuente IACM