La marihuana, a punto de llenar las farmacias de Israel

La industria médica del cannabis se está desarrollando activamente gracias al apoyo del Gobierno
Israel está siendo testigo de un aumento drástico de los consumidores legales de marihuana medicinal y está considerando su amplia distribución en las farmacias a partir del próximo año, una medida adoptada por muy pocos países en el mundo.
Según la agencia AP, Israel, que siempre ha sido conocido por su política progresista sobre el uso médico de la marihuana, ya cuenta con unos 10.000 pacientes que gozan de una receta de cannabis medicinal y tienen acceso a la droga prohibida en el país, sin tener que acudir al mercado negro ni enfrentarse a problemas burocráticos.
Según las previsiones del Ministerio de Salud, para finales de este año la cifra aumentará a 11.000 personas.
Se trata de los pacientes que padecen cáncer o enfermedades relacionadas con el dolor, tales como el Parkinson, la esclerosis múltiple e incluso el estrés postraumático. Pueden tanto fumar la droga, ingerirla en forma líquida o aplicarla sobre la piel como un bálsamo.

Con ayuda del Gobierno

La industria de la marihuana médica se está desarrollando activamente gracias al apoyo del Gobierno a esta iniciativa, indica la agencia.

A diferencia de EE.UU. y gran parte de Europa, el tema apenas provoca controversia entre el Gobierno y autoridades locales. Se precisa que incluso los rabinos influyentes no manifiestan ninguna oposición a su propagación, mientras que la mayoría de los israelíes tienen una actitud liberal sobre su uso.

Actualmente en el país hebreo existe el sistema de marihuana medicinal controlado por el Comité contra la Droga del Parlamento israelí, Knesset, con el objetivo de regular la distribución a los pacientes y establecer normas para controlar su uso médico. Según indica el diario ‘Haaretz’, Israel es el líder mundial en uso de la marihuana con fines terapéuticos.

Fuente: RT

Legalizar marihuana reduciría violencia: experto

Legalizar marihuana reduciría violencia: experto

El experto internacional en seguridad de origen holandés, Gerard Martin, expresó que la legalización de la marihuana pudiera ser un camino para disminuir la violencia en México.

En el marco de su participación en el 2do Foro Internacional Prevención del Delito e Innovación Social que se realizará jueves y viernes en Tijuana, el experto detalló cómo ha funcionado esta política en Holanda durante los últimos 20 años.

“Su pregunta es muy buena, porque usted no preguntó por la liberación de las drogas, sino por la liberación de la marihuana, y esto ha sido la política en Holanda, en Holanda nunca hemos tenido una política de liberación de las drogas duras, a veces hay una interpretación rápida sobre la experiencia holandesa, pero la realidad es esta, que en Holanda se hizo un argumento de salud con una diferencia entre las drogas duras, entre las cuales están la heroína y la cocaína, y las drogas suaves como la marihuana… -¿Realmente bajó el nivel de violencia entre la población, se pudiera aplicar la misma política en México o en los países de Latinoamérica?-… Yo diría que sí, en el sentido de que entonces en Holanda, por lo menos alrededor de la marihuana hay muchos menos mercados ilegales, entonces el control sobre la venta de la marihuana en Holanda está regulado, las tiendas que existen de marihuana reciben un permiso, estas personas según la ciudad son capacitados para tener tales tiendas, esto se ha mejorado en los 20 años que tiene esta política, entonces tampoco es la liberalización completa para consumir la marihuana, está estrictamente regulada, esto hace que haya menos mercados ilegales abiertos”, comentó.

Agregó que la marihuana en Holanda no está permitida para los menores de edad, y aunque disminuyó la violencia, continúa su existencia en este mercado de menores.

La propuesta de legalizar la marihuana divide a la sociedad uruguaya

“Abrir el debate a la sociedad”. Esa fue la intención del gobierno de Uruguay al anunciar la posible legalización de la marihuana en el país, un asunto que iba a comenzar a discutirse el 5 de julio en el terreno legislativo y que ahora tiene divididas a la población, a la clase política y hasta la coalición del gobierno.

Con el mismo argumento que Holanda utilizó en los años setenta para legalizar la marihuana, el gobierno uruguayo cree que así logrará frenar el consumo de pasta base de cocaína, más barata, más adictiva, y asociada a los índices de delincuencia que a día de hoy suponen la mayor preocupación para la población del país.

La propuesta es sólo una del paquete de quince medidas contra la inseguridad que el gobierno anunció como “estrategia por la vida y la convivencia”, pero ha opacado al resto (ver recuadro).

Una de quince

La propuesta es sólo una del paquete de quince medidas contra la inseguridad que el gobierno anunció como “estrategia por la vida y la convivencia”, pero esta ha sido la que más atención ha recibido.

Algunas también son polémicas: el tráfico de pasta base se equipara al homicidio, se plantea la reducción de la edad de imputabilidad a los 16 años, se regulan los contenidos televisivos en los informativos dentro del horario de protección del menor y se propone debatir con los medios sobre el tratamiento de la información sobre seguridad y violencia.

Además, propone mejorar el sistema de alerta contra la violencia machista, mejorar la eficiencia policial antidroga o la reparación a las víctimas de delito a través de un fondo de indemnización, entre otras.

Opiniones encontradas

El anuncio ha sacado a relucir diferentes visiones entre la población y también el gobierno del Frente Amplio, una coalición de distintos partidos de centro izquierda e izquierda.

Ni el subsecretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez, ni la cúpula policial que integra la Dirección del Combate al Tráfico Ilícito de Drogas apoyaron el proyecto. Consideran que puede tener efectos contraproducentes y se quejaron de que no fueron consultados ni informados previamente.

El diputado Aníbal Pereyra señaló que “la prohibición total del consumo de drogas ha fracasado en el mundo y hay que tomar medidas más eficaces”.

Fue él quien desveló a la prensa local que el tema de la marihuana iba a dejarse más adelante para que no centrara el debate pero que la filtración a la prensa el día anterior al anuncio precipitó los acontecimientos.

La asociación Madres de la Plaza, que trabaja el impacto de la pasta base en la familia y en la sociedad, cuestiona que para legalizar una sustancia se utilice a otra como excusa.

“Sabemos que los efectos son distintos y el perfil del consumidor también”, declaró a BBC Mundo su secretario, Pablo Stratta.

Por su parte, A Juan Andrés Vaz, vocero de la Asociación de Estudios del Cannabis en Uruguay, le parece que la firme intención del gobierno eleva el debate a otro plano.

“Ya no se trata de legalizar o no sino de cómo hacerlo” .

Negocio millonario

Sin contar los traslados a otros países y servicios de lavado de dinero, el negocio mueve en el país alrededor de 75 millones de dólares anuales, según estimó el ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro, que fue quien explicó la medida.

“El cannabis, además, tiene un gran aprovechamiento para materia prima, como celulosa y fibra textil”, añadió.

Según el modelo planteado, el Estado tendría el control de la producción y la distribución del consumo interno. Los consumidores se inscribirían en un registro a través del cual el Estado les vendería hasta un máximo de 40 cigarrillos mensuales. Éstos se gravarían con impuestos que se destinarían a tratamientos de rehabilitación y se crearía también un centro de control de calidad.

De esta manera, no se contemplaría la legalización del autocultivo, la principal reivindicación de los consumidores.

El gobierno de José Mujica espera que la medida ayude a contrarrestar el consumo de drogas más duras y adictivas.

Vaz comprende que la coyuntura regional hace que el monopolio estatal sea la opción elegida, pero cree que el gobierno es abierto, así que su organización va a participar del debate haciendo que se tome en cuenta esta modalidad.

“La marihuana de narcotráfico proviene de Paraguay, donde se produce en condiciones de casi feudalismo y que es de mucha peor calidad. Sin embargo, en los últimos años el autocultivo ha crecido exponencialmente”, cuenta a BBC Mundo el representante de esta asociación que presta asesoría legal en la materia.

Según un análisis de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Paraguay “es, según se informa, la principal fuente del cannabis que se consume en el Cono Sur y en Brasil, y puede ser el mayor productor de cannabis de hierba (como se conoce la marihuana) en el mundo”.

Droga extendida

Los 18 años es la edad de inicio en el consumo de la cuarta droga más extendida en el país.

El 20% de las personas de 15 a 65 años la ha probado alguna vez en su vida, el 25,2% declara que la toma ‘algunas veces mensualmente’, el 21,1% ‘algunas veces semanalmente’ y un 14,6% diariamente.

De cada 100 personas, siete tienen actualmente un uso problemático de la marihuana.

“La prohibición total del consumo de drogas ha fracasado en el mundo y hay que tomar medidas más eficaces.”          Aníbal Pereyra, diputado

Así queda recogido en la última encuesta elaborada en 2011 por el Observatorio Uruguayo de Drogas, ente estatal que pertenece a la Junta Nacional de Drogas.

El gobierno también ha hecho sus cálculos: con 150.000 consumidores de marihuana, a un promedio de un gramo y medio por día habría que producir 81.000 kilos por año, para lo que se requerirían al menos 64 hectáreas además de otras tantas para las semillas.

De esta manera, concluyeron que Uruguay cumple con las condiciones climáticas para plantar marihuana y satisfacer la demanda de los consumidores.

Fuente:bbc

Carne cruda – Legalización de la droga – 23/05/12 (programa de radio)

La guerra contra la droga mata más que su consumo, así arranca “La Solución”, el libro escrito por Araceli-Manjón Cabeza, penalista, ex magistrada de la Audiencia Nacional, que también fue la número dos de Baltasar Garzón en el Plan Nacional Sobre Drogas, y tras luchar 20 años contra el tráfico ilegal de estupefacientes ha llegado a la conclusión de que la única forma de atajar la corrupción y frenar la violencia que genera el tráfico de drogas es la legalización.

Escuchar aqui

Ciudadanos de Colorado votarán en otoño la legalización de la marihuana

Otro estado de la Unión Americana, Colorado, someterá al escrutinio popular la decisión de consumir marihuana entre adultos mayores de 21 años, en una propuesta que incluye

Hace poco tiempo fue el estado de California el que sorprendió tanto a la opinión pública estadounidense como a la internacional por abrir una votación pública a propósito de la legalización en el consumo de marihuana. Y si bien en aquella ocasión los resultados fueron adversos para quienes están a favor de esta postura, quedó sentado el precedente de que este es un asunto que debería tratarse como la regulación pública de una decisión individual y no como una política estandarizada frente a los consumidores.

En el otoño próximo esta situación podría repetirse o devenir en un resultado totalmente opuesto cuando en Colorado la población electoral decida si en su estado se legaliza o no el consumo de marihuana en adultos mayores de 21 años, sin necesidad de prescripción médica de por medio. Asimismo, la iniciativa incluye especificaciones sobre la cantidad de hierba que una persona puede portar (25 gramos o 6 plantas), además de que, de aprobarse, podría permitirse también el comercio legal y fiscalizado de la ganja.

Activistas que impulsan este proyecto de ley aseguran que la gente en Colorado está lista para terminar con la prohibición de la marihuana y pagar impuestos por su consumo tal y como sucede actualmente con el alcohol.

[Huffington Post]

No será delito tener droga para consumo en Argentina

 

Argentina.- Proyecto en el Senado. La iniciativa tiene el aval de la Presidenta.

El senador kirchnerista Aníbal Fernández presentó un proyecto de nueva ley de estupefacientes que, entre sus principales disposiciones, establece la despenalización de la tenencia para consumo personal de cualquier tipo de drogas. En el caso de la marihuana, la eliminación de la persecución judicial alcanza también a los que la cultiven, siempre y cuando demuestren que es para uso privado.

El proyecto, que tiene luz verde dela Casa Rosada, fue presentado ayer y ahora deberá ser discutido en comisiones. Tiene 37 artículos resolutivos, deroga la ley vigente de estupefacientes y, además, agrava la pena para los cabecillas de organizaciones dedicadas al narcotráfico (equipara la escala penal con el homicidio simple), reglamenta la figura del agente encubierto y modifica el Código Aduanero para penalizar el contrabando de materia prima y de precursores químicos utilizados en la elaboración de estupefacientes.

Fernández admitió que la despenalización alcanza a todo tipo de drogas y no sólo a la marihuana, como lo ha establecidola Corte Supremaen varios fallos. “El proyecto no habla de ninguna droga en particular”, respondió una pregunta de LA NACION.

El texto tampoco especifica el límite de cantidad sobre el cual se considerará la tenencia de drogas de consumo personal. “Eso queda a discreción del juez”, afirmó.

La iniciativa promete generar polémica -como quedó demostrado ayer durante la conferencia de prensa (ver aparte)- y fue presentada por Fernández a título personal. No obstante, el senador se preocupó por destacar que se trataba de una de sus promesas de campaña y que es el resultado de su paso como ministro de Justicia y del Interior durante las dos primeras administraciones kirchneristas.

El ex jefe de Gabinete justificó su impulso a la despenalización de la tenencia para consumo personal en el respeto “a los derechos de segunda generación, como el de la salud” consagrados por la Constitucióny la necesidad de “reconocer que la adicción es una enfermedad y que el Estado debe ocuparse del adicto y no estigmatizarlo”.

“Nuestra posición no es ser permisivos, pero sabemos que hay una situación que existe, que hay gente que consume y la tenemos que curar”, justificó Fernández.


La iniciativa tiene el aval de la Presidenta

El senador oficialista aseguró que hay “un cambio de paradigma” a nivel mundial en el combate al narcotráfico. “Fracasaron las políticas de represión que atacaban a los eslabones más débiles, a los que se llama «perejiles»”, explicó, en referencia a los consumidores de estupefacientes y en directa crítica a la estrategia global de “guerra a las drogas” cuya autoría adjudicó a la administración de Richard Nixon en los Estados Unidos.

 EN LA CALLE, NO

 En otro tramo de la conferencia de prensa, el ex jefe de Gabinete aclaró que la despenalización para la tenencia se restringe al ámbito domiciliario de cada individuo. “Un acto (consumir) en la calle no es un acto privado”, aseguró.

El proyecto recién ingresó ayer en el Senado y, por lo menos, debería ser girado a las comisiones de Justicia y Asuntos Penales, de Seguridad Interior y Narcotráfico y de Salud. Si bien todos esos cuerpos tienen mayoría oficialista, el hecho de que la iniciativa no sea avalada de lleno porla Casa Rosadapodría demorar su aprobación en una cámara, como es el Senado, con un perfil más conservador que la de Diputados.

De todas maneras, Fernández intentó poner un poco de presión sobre sus colegas. “No es para mañana a la mañana, pero tampoco es para dejarlo para el año que viene”, dijo.

Además de la despenalización, el proyecto condena la apología del uso público de drogas con condenas que van de los 6 meses a 3 años, agravando la escala de uno a cuatro años de prisión cuando el delito sea cometido en medios de comunicación. También exime la pena, o la reduce a la mitad del mínimo, a quienes colaboren en la detención de un cabecilla de una organización de narcotraficantes.

 LAS DIFERENCIAS

 Actual

 Prohibición. Se castiga la adquisición y tenencia de estupefacientes (sin hacer diferencia entre distintas clases de sustancias ilegales), aunque al considerarse por su cantidad como droga de consumo personal la pena es de un mes a dos años de prisión.

Cultivos. Se pena la posesión de plantas de marihuana; en caso de establecerse que las mismas son para abastecer el consumo personal el castigo va de un mes a dos años.

Traficantes. El organizador de una red de narcotráfico recibe penas que van de los ocho a los 20 años.

Vía pública. Pena de dos a seis años de prisión para el consumo con ostentación.

El proyecto

Despenalización. No será punible la adquisición y tenencia de estupefacientes (no se hace diferencia entre distintas clases de sustancias ilegales) cuando por su cantidad se considere de consumo personal. No se fija la medida de la dosis personal aceptada.

Cultivos. No tendrá penas la posesión de plantas de marihuana si se establece que las mismas son para abastecer el consumo personal.

Traficantes. El organizador de una red de narcotráfico recibirá penas que van de los8 alos 25 años.

Vía pública. Pena de seis meses a tres años de prisión el consumo con ostentación.

 UNA CONFERENCIA CON POLÉMICAS

 Aníbal Fernández tuvo ayer una muestra de la polémica que generará su proyecto. En medio de la conferencia de prensa mantuvo un altercado con el diputado del Frente Peronista Eduardo Amadeo. “Naciones Unidas dice que la Argentina es el segundo país en consumo de cocaína”, le dijo el peronista disidente. “Esas estadísticas son falsas, lea las que están en los fundamentos del proyecto y después hablamos”, respondió Fernández que, poco después, se enfrentó con familiares de víctimas de la droga. “A nosotros no nos consultó nadie”, se quejaron los padres cuando el senador dijo se había recogido opiniones de varios sectores sociales..

 

Fuente LaNacion

Senado en Nueva Inglaterra hará audiencia sobre despenalización de la marihuana

Nueva Inglaterra, EEUU.- La legislación para legalizar el uso recreativo de la marihuana en Rhode Island se dirige a una audiencia en el Senado estatal.

El Comité Judicial del Senado tiene previsto escuchar a ambos lados del debate sobre la legalización el martes en la Cámara Legislativa.

La propuesta levanta la prohibición de posesión de marihuana para cualquier persona mayor de 21 años e impone tasas e impuestos sobre la producción y venta de marihuana.

El comité también planea revisar la legislación para despenalizar la marihuana. Esta propuesta sustituiría a las sanciones penales por la posesión de una onza o menos de la droga con una multa de $ 150.

Una legislación similar está pendiente en la Cámara de Representante. Ambas propuestas también fueron introducidas el año pasado, pero no recibieron ningún voto.

Fuente SigloXXI

Cannabis Contradictions: Pueblo vs. Politicos [Infografico]

Marijuana Attitudes and Legislation: TakePart.com Infographic” width=
Via: TakePart.com

La marihuana ha sido tradicionalmente considerada como un tema de tercer carril y los políticos tradicionales no han tenido el coraje para hacerle frente.

Por lo que el gobierno federal de los EE.UU. se refiere, la legalización del cannabis, incluso para personas muy enfermas esta fuera del debate.

Pero la población en general  lo ve de otra manera.

¿En qué punto los políticos quieren ponerse de acuerdo con  los ciudadanos?

¿Hasta dónde se apoya a la legalización médica, por ejemplo ya tiene entre el 70 y el 80 por ciento de la población en todo el país de acuerdo  – que hay que cae para que los políticos piensen igual que los ciudadanos?

Fuente: tokeofthetown

Nuevos vientos en la lucha antidrogas

Por Andrés Oppenheimer

El Nuevo Herald

Por primera vez desde que Estados Unidos lanzó su “guerra contra las drogas” hace cuatro décadas, hay signos de que las fuerzas que apoyan la legalización de drogas ilegales están ganando terreno en todo el continente.

Es cierto que se trata de un debate que recién empieza a nivel gubernamental, y pasarán años antes de que se produzcan resultados concretos. Pero hay varios factores nuevos —incluyendo un recorte de la ayuda antinarcóticos de Estados Unidos a Latinoamérica que salió a relucir en el presupuesto para el 2013 enviado al Congreso por el presidente Barack Obama la semana pasada— que reflejan desafíos cada vez más serios a la tradicional estrategia antinarcóticos de Estados Unidos basada en la interdicción y prohibición de drogas ilegales.

Veamos:

En primer lugar, los presidentes latinoamericanos en ejercicio por primera vez están pidiendo abiertamente discutir la posibilidad de legalizar o descriminalizar las drogas ilícitas. Hasta ahora, se trataba de una propuesta de ex-presidentes, como los ex mandatarios Vicente Fox y Ernesto Zedillo de México, Fernando Henrique Cardoso de Brasil y César Gaviria de Colombia.

Los actuales presidentes de México y Colombia han dicho que están abiertos al debate del tema, pero que no van a tomar la iniciativa.

La semana pasada, el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina dijo que propondrá a sus contrapartes centroamericanas legalizar las drogas y descriminalizar el transporte de drogas en toda la zona. Un asistente de Pérez Molina me dijo que el Presidente llevará el tema a un encuentro de países centroamericanos programado para marzo.

“Quiero poner este tema sobre la mesa”, dijo Pérez Molina, según reportó The Associated Press. “No sería un delito transportar ni trasladar la droga. Todo eso tendría que ser regulado”.

Simultáneamente, Estados Unidos planea disminuir su ayuda anti-droga a Latinoamèrcia en un 16 por ciento el año próximo, según el presupuesto 2013 que Obama envió al Congreso.

Según esa propuesta de presupuesto, los fondos para control y cumplimiento de la ley entregados a México serán recortados en casi 50 millones de dólares, o 20 por ciento respecto de los niveles del año pasado, mientras los fondos antidroga destinados a Colombia caerían en un 11 por ciento, y los destinados a Guatemala en un 60 por ciento.

Los partidarios de los recortes de ayuda antinarcóticos dicen que las nuevas cifras reflejan en parte la creciente capacidad de los países latinoamericanos para combatir a los carteles del narcotráfico. Los críticos cuestionan, eso diciendo que es difícil argumentar que México y Guatemala, entre otros, necesitan menos ayuda externa para la lucha contra los carteles.

En tercer lugar, aunque la legalización o despenalización de la droga sigue siendo un tema tabú en el Congreso de Estados Unidos, las fuerzas pro-despenalización están haciendo significativos progresos a nivel estatal. Ya hay 13 estados que han aprobado el uso de la marihuana con propósitos médicos, y otros tres que lo propondrán a nivel estatal en las elecciones presidenciales de noviembre.

Además, algunos expertos predicen que la iniciativa de legalización de la marihuana en California, la Propuesta 19, que perdió por un margen de apenas 8 por ciento de los votos en el 2010, probablemente sea aprobada en noviembre. Según razonan estos expertos, en California habrá más gente joven —que tiende a apoyar la legalización— que votará las elecciones presidenciales de este año, de las que votaron en las elecciones legislativas del 2010.

Antes de terminar esta columna, le pregunté al profesor de la Universidad de Miami Bruce Bagley, un experto en la lucha contra las drogas, cómo ve los diversos desafíos a la tradicional política de Estados Unidos centrada en la interdicción y prohibición de narcóticos.

“Esto se está convirtiendo en una suerte de avalancha”, me dijo Bagley, que respalda la despenalización de la marihuana. “Hay un creciente cuestionamiento de las políticas antidrogas de línea dura, tanto en Latinoamérica como aquí en Estados Unidos”.

Bagley agregó: “La prevención, la educación, el tratamiento y los programas de rehabilitación son más eficaces que la represión contra la oferta de drogas”.

Mi opinión: Estoy de acuerdo. Es cierto que la despenalización de la marihuana produciría al principio un aumento del consumo. Casi todos los estudios revelan que cuando Estados Unidos levantó la prohibición del alcohol, el precio del alcohol bajó, y el consumo aumentó. Lo mismo puede ocurrir con las drogas.

Pero la mayoría de los estudios también demuestran que —de manera semejante a lo que ocurrió con el cigarrillo—, las campañas eficaces pueden reducir drásticamente el consumo de drogas, sin la secuela de delincuencia, criminalidad y “guerras” como las que están dejando decenas de miles de muertes por año en México y Centroamérica.

Hasta ahora, este debate estuvo limitado a los ex presidentes, académicos y periodistas. Ahora, estamos viendo los primeros signos de que se esta empezando a llegar a los palacios presidenciales.

Fuente: El independent