El presidente de Islandia sobre la crisis: “Nosotros dejamos que los bancos quebraran, y al final, tuvimos la bendición de nuestra propia moneda”

1 de diciembre de 2011 — La población de Islandia está librando la crisis, luego de que no rescataron a los bancos sino que los declararon en bancarrota. Esto fue lo que informó la cadena noticiosa pública sueca TV2 el 28 de noviembre en un reportaje en entregas que incluye entrevistas con el Presidente de Islandia Olafur Ragnar Grimsson y con miembros de una familia común y corriente, Eydis Hentze Petursdottir y Gudmundur Bjarni Sigurdsson. El padre, Gudmundur dice en inglés: “Lo que me ayudó a sobrellevar la crisis fue que el país sigue siendo el mismo, y solo lo financiero, algo muy estrecho. A través de todo esto, yo realmente pensé que los mercados financieros y toda esa cosa, no importan tanto desde la perspectiva más amplia de la vida”.

El Presidente Grimsson también dijo en inglés: “También lleva lecciones muy interesantes el por qué Islandia está saliendo de la crisis antes que muchos otros países. Porque en algunas formas hemos hecho las cosas de manera diferente… Notros dejamos que los bancos quebraran. No les inyectamos una gran cantidad de dinero del erario público. Nosotros devaluamos la moneda. Nos vimos, después del desplome de los bancos, bendecidos con tener nuestra propia moneda independiente”.

Ante la pregunta “¿qué puede aprender Europa de Islandia?, respondió:”La lección, en mi opinión, cualquiera que sea el país, si quieres sacar al país de una crisis financiera profunda, se tiene que hacer, también mediante el fortalecimiento de la voluntad democrática y la cohesión social del pueblo. Si se mira como si fuera principalmente un problema de los mercados, creo yo, se puede tener éxito completamente”. La parte siguiente del programa muestra pies de fotos de las protestas en contra de la ley Icesave que permitía el pago de miles de millones de kronur para rescatar las pérdidas de los bancos del Reino Unido y holandeses, y describe las valerosas decisiones del Presidente, que se convirtió en un héroe popular al permitir que la población votara en dos referendos para rechazar esa ley.

El Presidente dice después: “Yo llegué a esta encrucijada, en donde fundamentalmente la alternativa era simple: por un lado, estaba la voluntad democrática de la población, y por el otro las demandas financieras de otros países extranjeros y el mercado europeo. Y mi conclusión fue que la democracia era una parte más fundamental de lo que nosotros somos, no solo en Islandia sino en Europa, que lo que es el libre mercado”.

Via: larouchepac.com

Los ciudadanos de Islandia dan una lección al mundo

 

SIN NOTICIAS DE ISLANDIA: Por favor, distribuirlo a todos vuestros contactos. Que se sepa. Nosotros tenenmos el poder.

Si alguien cree que no hay censura en la actualidad, que me diga si así como se ha sabido todo lo que pasa en Egipto, porque los periódicos no han dicho nada de nada sobre lo que pasa en Islandia :

En Islandia, el pueblo ha hecho dimitir a un gobierno al completo, se nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su mala política financiera y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su constitución.

Y todo ello de forma pacífica. Toda una revolución contra el poder que nos ha conducido hasta la crisis actual.

He aquí, por qué no se han dado a conocer hechos durante dos años :

¿Qué pasaría si el resto de ciudadanos europeos tomaran ejemplo?

Esta es, brevemente, la historia de los hechos:

2008. Se nacionaliza el principal banco del país. La moneda se desploma, la bolsa suspende su actividad. El país está en bancarrota.

2009. Las protestas ciudadanas frente al parlamento logran que se convoquen elecciones anticipadas y provocan la dimisión del Primer Ministro, y de todo su gobierno en bloque. Continúa la pésima situación económica del país.

Mediante una ley se propone la devolución de la deuda a GB y Holanda mediante el pago de 3.500 millones de euros, suma que pagarán todos las familias islandesas mensualmente durante los próximos 15 años al 5,5% de interés.

2010. La gente se vuelve a echar a la calle y solicita someter la ley a referéndum.

En enero de 2010 el Presidente, se niega a ratificarla y anuncia que habrá consulta popular.

En marzo se celebra el referéndum y el NO al pago de la deuda arrasa con un 93% de los votos.

A todo esto, el gobierno ha iniciado una investigación para dirimir jurídicamente las responsabilidades de la crisis. Comienzan las detenciones de varios banqueros y altos ejecutivos. La Interpol dicta una orden, y todos los banqueros implicados, abandonan el país.

En este contexto de crisis, se elige una asamblea para redactar una nueva constitución que recoja las lecciones aprendidas de la crisis y que sustituya a la actual, una copia de la constitución danesa.

Para ello, se recurre directamente al pueblo soberano. Se eligen 25 ciudadanos sin filiación política de los 522 que se han presentado a las candidaturas, para lo cual sólo era necesario ser mayor de edad y tener el apoyo de 30 personas.

La asamblea constitucional comenzará su trabajo en febrero de 2011 y presentará un proyecto de carta magna a partir de las recomendaciones consensuadas en distintas asambleas que se celebrarán por todo el país.

Deberá ser aprobada por el actual Parlamento y por el que se constituya tras las próximas elecciones legislativas.

Esta es la breve historia de la Revolución Islandesa: dimisión de todo un gobierno en bloque, nacionalización de la banca, referéndum para que el pueblo decida sobre las decisiones económicas trascendentales, encarcelación de responsables de la crisis y reescritura de la constitución por los ciudadanos.

¿Se nos ha hablado de esto en los medios de comunicación europeos?

¿Se ha comentado en las tertulias políticas radiofónicas?

¿Se han visto imágenes de los hechos por la TV? Claro que no.

El pueblo islandés ha sabido dar una lección a toda Europa, plantándole cara al sistema y dando una lección de democracia al resto del mundo.

Original en Facebook de Pedro Rozas Terrados.

¿Islandia, el único país independiente del mundo?

A diferencia de casi todos los demás países del mundo, Islandia decidió no rescatar a los bancos y liberarse del yugo de las instituciones financieras internacionales; hoy la economía de Islandia reporta crecimiento y sus ciudadanos, en un hecho histórico, están rediseñando su Constitución

A diferencia de la mayor parte del mundo, durante la reciente crisis económica global Islandia decidió no rescatar a los bancos. En vez de que los contribuyentes pagaran las deudas privadas de bancos nacionales y extranjeros, el pueblo islandés decidió que debían ser los acreedores los que pagaran estas deudas, yendo así en contra de la idea difundida en todo el mundo de que los bancos son demasiado grandes para dejarse caer (y que si caen se llevan al país por delante). Después de pasar un período difícil, la valentía de Islandia ha dado resultados y este año se proyecta un 3% de crecimiento para un país que había sido asolado por los malos manejos de los bancos.

Islandia habría tenido que pagar 2.3 mil millones de dólares al Reino Unido y 1.3 mil millones a Holanda, pero la gente rechazó pagar, argumentando que  no tenían responsabilidad de las inversiones extranjeras en el país.

“Islandia hizo lo correcto asegurando que su sistema de pagos continuaría funcionando, mientras que los acreedores, no el contribuyente, asumieron las pérdidas de los bancos”, explicó a Bloomberg el premio Nobel de Economía y profesor de Columbia, Joseph Stiglitz. “Por el contrario, Irlanda ha hecho todas las cosas mal. Es probablemente el peor modelo”, remató.

Después de verse sumido en la crisis, Islandia, a diferencia de la mayoría del mundo, no refrendó al sistema político y financiero que lo condujo a esa crisis, por el contrario, hizo que dimitiera su gobierno y este año se encuentra reescribiendo su Constitución para así hacer todo lo posible para que no vuelva a ocurrir la debacle financiera. La Constitución de Islandia representa un hecho histórico ya que es la primera Constitución open source, en la cual participan todos sus ciudadanos utilizando herramientas digitales.

Los cárteles bancarios internacionales amenazan a los países diciéndoles que si no se ajustan a su políticas financieras y no pagan sus deudas verán sus economías destrozadas, plagadas de desempleo y despojadas del capital necesario para su crecimiento; Islandia prueba que es posible desprenderse de este bullying financiero si se tiene unidad nacional.

Más allá de los gobiernos locales, los organismos internacionales y la élite de banqueros y CEOs de grandes corporaciones que gobiernan al mundo, explotando los recursos y a los trabajadores transnacionalmente e implementando su sistema de capitalismo consumista sin cuartel.  En realidad existen pocos países autónomos, soberanos e independientes, capaces de tomar decisiones por sí solos —cuando estas decisiones no se alinean con el plan global. Asimismo existen pocos países con una ciudadanía capaz de ejercer su propia voluntad por encima de la clase política —cuando ésta va en contra de los intereses de la corporatocracia. Islandia es doblemente una isla en este ajedrez geopolítico donde casi todos somos peones.

  Fuente: [Net Right Daily]