Sabias que?……..

¿Qué Hay Tras un Nombre? (Geografía Estadounidense)

HEMPstead, Long Island; HEMPstead County, Arkansas; HEMPstead, Texas; HEMPhill, Carolina del Norte; HEMPfield, Pennsylvania, entre otros topónimos, fueron originalmente regiones donde se sembraba cannabis, o apellidos derivados del cultivo de cáñamo.

Notas Históricas Estadounidenses

En 1619 se estableció la primera ley sobre marihuana en la Colonia de Jamestown, Virginia, “ordenando” a los agricultores a “hacer intento de” (sembrar) cañamón de la India. Leyes más mandatarias (debe sembrar) de cultivo de cáñamo fueron establecidas en Massachussets en 1631, en Connecticut en 1632 y en las Colonias de Chesapeake ya a mediados del siglo XVIII.

Hasta en Inglaterra, el muy buscado premio de la plena ciudadanía británica era conferido por decreto de la corona a los extranjeros que cultivaran cannabis, y con frecuencia se aplicaban multas a quienes se negaban a hacerlo.

El cáñamo cannabis era medio de cambio (dinero) en gran parte del continente americano desde 1631 hasta comienzos del siglo XIX. ¿Por qué? Para estimular a los agricultores a que cultiven más.1

Se podía pagar los impuestos en cáñamo cannabis en todo el territorio estadounidense durante más de doscientos años.

Se podía terminar preso en Estados Unidos por no cultivar cannabis durante varios periodos de escasez.2 Por ejemplo, en Virginia entre 1763 y 1767. (Herndon, G.M., Cáñamo en Virginia durante la Colonia, 1963; Las Colonias de Chesapeake, 1954; Los Angeles Times, 12 de agosto de 1981; et al.)

George Washington y Thomas Jefferson cultivaban cannabis en sus plantaciones. Jefferson3, mientras estuvo de enviado en Francia, incurrió en gran gasto –y aun considerable riesgo para sí mismo y sus agentes secretos– consiguiendo que le contrabandearan cañamones especialmente buenos a Turquía desde la China. Los Mandarines (gobernantes políticos) chinos valoraban tanto su cañamón que su exportación constituía ofensa capital.

El Censo de Estados Unidos de 1850 registró 8,327 “plantaciones”* (fundos de 2,000 acres como mínimo) que cultivaban cáñamo cannabis para tela, lona y hasta el cordaje usado para empacar el algodón. La mayoría de estas plantaciones quedaban al sur o en los estados limítrofes, principalmente por la mano de obra barata de los esclavos que estuvo disponible hasta 1865 para la industria intensiva en mano de obra del cáñamo.

(Censo de EE. UU., 1850; Allen, James Lane, El Dominio de la Ley, Un Relato de los Campos de Cáñamo de Kentucky, MacMillan Co., NY, 1900; Roffman, Roger, Ph.D. La Marihuana como Medicina, Libros Mendrone, WA, 1982.)

*Esta cifra no incluye las decenas de miles de fundos más pequeños que cultivan cáñamo, ni los cientos de miles –si no millones– de terrenos familiares de cáñamo en Estados Unidos; ni tampoco considera que bien entrado el siglo XX el 80 por ciento del cáñamo consumido en Estados Unidos durante 200 años tenía que importarse de Rusia, Hungría, Checoslovaquia y Polonia, etc.

Benjamin Franklin inauguró uno de los primeros molinos de papel de Estados Unidos con cannabis. Esto permitió que Estados Unidos tuviera una prensa colonial libre sin tener que rogar ni justificar la necesidad de papel y libros a Inglaterra.

Además, varios extractos de marihuana y hachís eran la primera, segunda y tercera medicina más prescrita en Estados Unidos desde 1842 hasta la década de 1890. Su uso medicinal continuó siendo legal durante los años treinta para humanos y figuró aun más en la veterinaria estadounidense y mundial de esa época.

Los medicamentos de extractos de cannabis eran producidos por Eli Lilly, Parke-Davis, Tildens, Brothers Smith (Smith Brothers), Squibb y muchas otras empresas y boticarios estadounidenses y europeos. Durante todo ese tiempo no se registró ni una sola muerte por medicamentos de extracto de cannabis, y prácticamente ningún abuso ni desórdenes mentales, excepto algunos pacientes que la usaban por primera vez, que manifestaban a veces estar desorientados o excesivamente introvertidos. (Mikuriya, Tod, M.D., Escritos Médicos sobre Marihuana, Medi-Comp Press, CA; Cohen, Sidney & Stillman, Richard, Potencial Terapéutico de la Marihuana, Plenum Press, NY, 1976.)

 

Notas a Pie de Página:

1. Clark, V.S., Historia de la Manufactura en Estados Unidos, McGraw Hill, NY 1929, Pág. 34.

 2. Ibid.

 3. Diarios de George Washington; Escritos de George Washington, Carta al Dr. James Anderson, 26 de mayo de 1794, vol. 33, p. 433, (Pub. Gob. EE. UU., 1931); Cartas a su guardián, Williams Pearce, 1795 y 1796; Thomas Jefferson, Libros del Fundo de Jefferson, Abel, Ernest, Marihuana: Los Primeros 12,000 Años, Plenum Press, NY, 1980; M. Aldrich, et al.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s