Cannabis contra el cáncer de próstata

Un estudio que se encuentra en una fase temprana sugiere que los fármacos basados en esta planta (marihuana) podrían algún día ayudar a combatir la enfermedad.

El uso médico de los cannabinoides o sustancias químicas activas que se encuentran en la marihuana, ha cobrado intéres en los últimos tiempos, abriendo nuevos horizontes para la exploración de potenciales fármacos.

Investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares hallaron indicios de que ciertos componentes químicos del cannabis detienen el crecimiento de células cancerígenas en la próstata. La investigación fue publicada en el British Journal of Cancer. Sin embargo, los expertos señalan que la investigación todavía se encuentra en una fase exploratoria y que aún son necesarios muchos más años de ensayos para determinar la aplicación de las averiguaciones en el tratamiento del cáncer en humanos.

Después de trabajar en un principio con células humanas, Inés Díaz-Laviada y su equipo también probaron un compuesto en ratones y descubrieron que reducía de manera significativa el crecimiento tumoral.

Los cannabinoides probados por el equipo de científicos español parecen actuar contra el cáncer de próstata porque bloquean un receptor, o entrada molecular, en la superficie de las células tumorales. Eso detiene la división de estas células.

El equipo trabajó con dos cannabinoides -llamados methanandamide y JWH-015- y supone la primera demostración de que tales sustancias del cannabis evitan la multiplicación de las células cancerígenas.

Logros y fracasos farmacéuticos

Algunas farmacéuticas ya están explorando las posibilidades de los cannabinoides contra el cáncer, entre ellas la firma británica GW Pharmaceuticals, especializada en fármacos basados en cannabis. GW colabora con la japonesa Otsuka en una investigación temprana del empleo de extractos de cannabis para tratar el cáncer de próstata (el más común entre la población masculina), y también el cáncer cerebral y el de mama.

GW ya ha desarrollado un spray oral llamado Sativex que alivia algunos de los síntomas de la esclerosis múltiple y que piensa comercializar en Europa con la alemana Bayer y la española Almirall.

Otros intentos de explotación del sistema cannabinoide han tenido éxito dispar. Sanofi-Aventis se vio forzada a retirar del mercado el adelgazante Acomplia por sus vínculos con desórdenes mentales.

fuente: salud.com

La marihuana podría potenciar la eficacia de las terapias antitumorales

 

Cuando se habla de la planta de la marihuana se tiende a pensar en su uso recreacional. Desde hace años, y gracias al auge de la investigación sobre cannabinoides, se conoce el potencial terapéutico de muchos los componentes de la marihuana y sus posibles aplicaciones terapéuticas. Así, es bien conocido el efecto paliativo que los cannabinoides (componentes activos de la planta Cannabis Sativa, comúnmente conocida como marihuana) ejercen en pacientes con cáncer, como por ejemplo, la atenuación de las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia, la estimulación del apetito o la disminución del dolor de los pacientes.

Además de estos efectos, un estudio realizado en 2009 por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) junto con investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED) dirigido por los investigadores Guillermo Velasco y Manuel Guzmán, demostró el poder anticancerígeno que presentan algunos de los componentes principales de la planta de la marihuana.

Más concretamente, este estudio, publicado en la revista Journal of Clinical Investigation, puso de manifiesto que el principal componente activo de la marihuana, el Delta-9-Tetrhidrocannabinol (THC), presenta efectos anticancerígenos sobre células tumorales de cáncer cerebral humano. Los investigadores dirigidos por Velasco y Guzmán demostraron en células de gliomas humanos en cultivo y también en modelos animales de laboratorio con tumores humanos, que el THC era capaz de inhibir o bloquear el crecimiento de los tumores cerebrales, mediante la inducción de la muerte celular (proceso conocido como apoptosis) y también mediante la inhibición de la vascularización de los tumores (proceso conocido como ansiogénesis). Además de todo ello, los investigadores también desentrañaron los mecanismos moleculares que intervienen en esta acción antitumoral del THC.

Concretamente, Velasco y su equipo observaron, tanto en células tumorales en cultivo como en ratones con tumores cerebrales, que la administración de THC producía la activación en cadena de una serie de proteínas (llamadas p8, Akt, mTORc) claves en el control de la supervivencia de la célula tumoral. Más específicamente, la activación de esta vía de señalización desencadenaría en un proceso llamado autofagia, en el que la célula digiere algunos de sus propios componentes calves para la supervivencia celular, como por ejemplo las mitocondrias. Este estado de autofagia llevaría a la célula tumoral a la muerte, por un proceso programado llamado apoptosis.

 

En el presente estudio, los investigadores trataron los ratones con THC administrándolo tanto por vía intracraneal (directamente en la zona del tumor) como por vía intraperitoneal (mediante una inyección directa en el abdomen). Las dosis que usaron en ambos métodos de administración fueron las mismas. En los dos casos se observó una reducción considerable del tumor, de manera que se demostró que el THC se puede administrar tanto de manera local, como sistémica con igual efectividad.

 

Resultados esperanzadores también en humanos

Para confirmar que este efecto antitumoral del THC observado en ratones era igualmente efectivo en humanos, el equipo de Guillermo Velasco tuvo acceso a muestras de pacientes con glioblastoma multiforme recurrente que habían sido tratados con THC dentro de un estudio clínico piloto iniciado en 2006 en Canarias. Con este estudio los investigadores confirmaron que también en células tumorales de humanos el THC era efectivo, activaba las mismas vías de señalización intracelulares que en ratones produciendo también autofagia en las células tumorales.

Delante de estos resultados Velasco afirmó que aunque estos resultados eran positivos y esperanzadores “nadie debía pensar que el cannabis por sí solo iba a combatir el cáncer cerebral”. En esta línea, Velasco afirmó que “sería necesario utilizarlo y probarlo con otros compuestos, y que el futuro del cáncer pasará por terapias combinadas e individualizadas; no por una monoterapia”.

 

La administración combinada del principio activo de la marihuana y el fármaco antitumoral temozolomida podría ser eficaz en el tratamiento de los tumores cerebrales.

 

El siguiente punto de estudio de este grupo fue tratar de llevar todas sus conclusiones a un nuevo ensayo clínico con pacientes con cáncer para aplicarles una terapia combinada de cannabinoides con otros fármacos antitumorales. La investigación realizada en la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid en colaboración con el Hospital Clínico San Carlos encontró que la combinación del THC con el fármaco temozolomida reducía fuertemente el crecimiento de tumores cerebrales en ratones.

Los investigadores llevaron a cabo este experimento en modelos animales con glioblastoma multiforme, un tipo de cáncer muy frecuente y agresivo debido a la alta resistencia que presenta a las terapias antitumorales. En este experimento demostraron que la administración de THC en combinación con el fármaco temozolomida estimulaba fuertemente procesos de autofagia en las células tumorales, conduciéndolas a la muerte de las mismas por un proceso de muerte programada denominado apoptosis y reduciendo así el crecimiento de las masas tumorales cerebrales en los ratones con glioblastoma.

En pacientes con glioblastoma multiforme existe un alto porcentaje de tumores que desarrollan resistencia a la temozolomida, que es el fármaco que se usa de manera habitual en el tratamiento de este tipo de cánceres. En este estudio, el equipo de Velasco ha demostrado que la administración conjunta de THC y temozolomida era mucho más eficaz en la erradicación de aquellas masas tumorales que son resistentes al tratamiento o solo con THC o solo con temozolomida. Así, este resultado sugiere que el uso de THC con temozolomida podría ser una buena opción de tratamiento para aquellos pacientes que desarrollan resistencia a la temozolomida.

Además de estos resultados, en este estudio los investigadores también demostraron como la combinación de THC con otro cannabinoide llamado Cannabidiol (CBD) (el segundo componente más abundante de la planta Cannabis Sativa, que no tiene efectos psicoativos) permitiría reducir las dosis de THC necesarias para que este ejerza su acción antitumoral. Según este estudio la combinación de THC y CBD a dosis bajas junto con la temozolomida resulta ser igual de eficaz en la erradicación del crecimiento de la masa tumoral. Resultados parecidos se obtuvieron al tratar a los ratones con temozolomida y el fármaco Sativex. Este fármaco contiene THC y CBD igual cantidad o dosis (ratio 1:1) y ya ha sido autorizado en España para el tratamiento de la esclerosis múltiple.

Todos estos resultados parecen ser esperanzadores y abren las puertas a la combinación de compuestos derivados de la marihuana junto con otros agentes antitumorales en el tratamiento de los tumores cerebrales. En este momento los investigadores manejan la posibilidad de impulsar un estudio clínico piloto con pacientes con glioblastoma multiforme recurrente con el objetivo de comprobar la eficacia real en humanos de este tratamiento.

Laura Cutando

Fuente: e-ciencia.com

Según un estudio observacional el cannabis tiene efectos beneficiosos en la enfermedad de Crohn

Según un estudio observacional llevado a cabo en la Universidad de Tel Aviv, Israel, el cannabis puede tener efectos beneficiosos sobre la actividad del Crohn, enfermedad inflamatoria crónica del intestino. En dicho estudio que investigó la actividad de la enfermedad se analizó en 30 pacientes el uso de medicación, la necesidad de cirugía y la hospitalización antes y después del consumo de cannabis. La actividad de la enfermedad se evaluó mediante el índice de Harvey Bradshaw para la enfermedad de Crohn. A 21 pacientes se les prescribió cannabis por la falta de respuesta al tratamiento convencional y a 6 por el dolor crónico no controlado. Otros cuatro enfermos comenzaron el consumo de cannabis por motivos recreativos y continuaron al observar mejoría en su estado de salud.

De los 30 pacientes, 21 mejoraron significativamente después del tratamiento con cannabis. La media del índice de Harvey Bradshaw mejoró de 14 a 7. La necesidad de tomar otros medicamentos se redujo significativamente: antes de consumir cannabis 26 enfermos utilizaban corticoides, pero sólo cuatro después del inicio de la terapia con cannabis. Quince de los pacientes habían sido operados 19 veces en un periodo medio de 9 años antes del consumo de cannabis, pero sólo 2 requirieron cirugía durante un período medio de 3 años tras iniciar el tratamiento con cannabis. Los autores concluyen afirmando que “este es el primer informe del consumo de cannabis en la enfermedad de Crohn en humanos. Los resultados indican que el cannabis puede tener un efecto positivo sobre la actividad de la enfermedad, como se refleja en la reducción en el índice de actividad de la enfermedad y en la necesidad de otros fármacos y de cirugía”.

(Fuente: Naftali T, Lev LB, Yablekovitz D, Half E, Konikoff FM. Treatment of Crohn’s disease with cannabis: an observational study. Isr Med Assoc J 2011;13(8):455-8.)

 Fuente: cannabis-med.org

Grass. Historia de la Marihuana.

La marihuana ha sido la droga más controvertida del siglo veinte y, aunque hasta la fecha nadie haya podido demostrar ninguna enfermedad que se relacione expresamente con ella, continúa siendo perseguida por la mayoría de los gobiernos del mundo.
Ron Mann ensambla históricos e histéricos documentos anti-marihuana, imágenes divertidas realizadas por el dibujante underground de comics Paul Mavrides y el talento de la voz de Woody Harrelson, declarado activista en favor de la marihuana. Todo ello para narrar la oscura y cómica historia de esta hierba, elegida por el gobierno de Estados Unidos como símbolo de la destrucción de una sociedad, y por millones de jóvenes a lo largo de muchas décadas como elemento de júbilo, distracción y liberación de la mente.
Divertida y esclarecedora, Grass denuncia las penosas campañas y los billones de dólares malgastados en la lucha contra una droga que ha pasado en pocas décadas sólo en Estados Unidos de 60.000 consumidores a 30 millones.
Son 9 partes

http://www.youtube.com/watch?v=JSNvSNSwxKU

http://www.youtube.com/watch?v=yhpUj-iYiyI&NR=1

http://www.youtube.com/watch?v=EmseeeoiKf4&NR=1

http://www.youtube.com/watch?v=qDVNszwqYgw&NR=1

http://www.youtube.com/watch?v=De7lD4-JRhU&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=yYEq4p4W7sI&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=u7jz0xsvUNo&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=V6pCWuFeeNY&feature=related

 http://www.youtube.com/watch?v=WZee8FfEP-4

Sabias que?……..

¿Qué Hay Tras un Nombre? (Geografía Estadounidense)

HEMPstead, Long Island; HEMPstead County, Arkansas; HEMPstead, Texas; HEMPhill, Carolina del Norte; HEMPfield, Pennsylvania, entre otros topónimos, fueron originalmente regiones donde se sembraba cannabis, o apellidos derivados del cultivo de cáñamo.

Notas Históricas Estadounidenses

En 1619 se estableció la primera ley sobre marihuana en la Colonia de Jamestown, Virginia, “ordenando” a los agricultores a “hacer intento de” (sembrar) cañamón de la India. Leyes más mandatarias (debe sembrar) de cultivo de cáñamo fueron establecidas en Massachussets en 1631, en Connecticut en 1632 y en las Colonias de Chesapeake ya a mediados del siglo XVIII.

Hasta en Inglaterra, el muy buscado premio de la plena ciudadanía británica era conferido por decreto de la corona a los extranjeros que cultivaran cannabis, y con frecuencia se aplicaban multas a quienes se negaban a hacerlo.

El cáñamo cannabis era medio de cambio (dinero) en gran parte del continente americano desde 1631 hasta comienzos del siglo XIX. ¿Por qué? Para estimular a los agricultores a que cultiven más.1

Se podía pagar los impuestos en cáñamo cannabis en todo el territorio estadounidense durante más de doscientos años.

Se podía terminar preso en Estados Unidos por no cultivar cannabis durante varios periodos de escasez.2 Por ejemplo, en Virginia entre 1763 y 1767. (Herndon, G.M., Cáñamo en Virginia durante la Colonia, 1963; Las Colonias de Chesapeake, 1954; Los Angeles Times, 12 de agosto de 1981; et al.)

George Washington y Thomas Jefferson cultivaban cannabis en sus plantaciones. Jefferson3, mientras estuvo de enviado en Francia, incurrió en gran gasto –y aun considerable riesgo para sí mismo y sus agentes secretos– consiguiendo que le contrabandearan cañamones especialmente buenos a Turquía desde la China. Los Mandarines (gobernantes políticos) chinos valoraban tanto su cañamón que su exportación constituía ofensa capital.

El Censo de Estados Unidos de 1850 registró 8,327 “plantaciones”* (fundos de 2,000 acres como mínimo) que cultivaban cáñamo cannabis para tela, lona y hasta el cordaje usado para empacar el algodón. La mayoría de estas plantaciones quedaban al sur o en los estados limítrofes, principalmente por la mano de obra barata de los esclavos que estuvo disponible hasta 1865 para la industria intensiva en mano de obra del cáñamo.

(Censo de EE. UU., 1850; Allen, James Lane, El Dominio de la Ley, Un Relato de los Campos de Cáñamo de Kentucky, MacMillan Co., NY, 1900; Roffman, Roger, Ph.D. La Marihuana como Medicina, Libros Mendrone, WA, 1982.)

*Esta cifra no incluye las decenas de miles de fundos más pequeños que cultivan cáñamo, ni los cientos de miles –si no millones– de terrenos familiares de cáñamo en Estados Unidos; ni tampoco considera que bien entrado el siglo XX el 80 por ciento del cáñamo consumido en Estados Unidos durante 200 años tenía que importarse de Rusia, Hungría, Checoslovaquia y Polonia, etc.

Benjamin Franklin inauguró uno de los primeros molinos de papel de Estados Unidos con cannabis. Esto permitió que Estados Unidos tuviera una prensa colonial libre sin tener que rogar ni justificar la necesidad de papel y libros a Inglaterra.

Además, varios extractos de marihuana y hachís eran la primera, segunda y tercera medicina más prescrita en Estados Unidos desde 1842 hasta la década de 1890. Su uso medicinal continuó siendo legal durante los años treinta para humanos y figuró aun más en la veterinaria estadounidense y mundial de esa época.

Los medicamentos de extractos de cannabis eran producidos por Eli Lilly, Parke-Davis, Tildens, Brothers Smith (Smith Brothers), Squibb y muchas otras empresas y boticarios estadounidenses y europeos. Durante todo ese tiempo no se registró ni una sola muerte por medicamentos de extracto de cannabis, y prácticamente ningún abuso ni desórdenes mentales, excepto algunos pacientes que la usaban por primera vez, que manifestaban a veces estar desorientados o excesivamente introvertidos. (Mikuriya, Tod, M.D., Escritos Médicos sobre Marihuana, Medi-Comp Press, CA; Cohen, Sidney & Stillman, Richard, Potencial Terapéutico de la Marihuana, Plenum Press, NY, 1976.)

 

Notas a Pie de Página:

1. Clark, V.S., Historia de la Manufactura en Estados Unidos, McGraw Hill, NY 1929, Pág. 34.

 2. Ibid.

 3. Diarios de George Washington; Escritos de George Washington, Carta al Dr. James Anderson, 26 de mayo de 1794, vol. 33, p. 433, (Pub. Gob. EE. UU., 1931); Cartas a su guardián, Williams Pearce, 1795 y 1796; Thomas Jefferson, Libros del Fundo de Jefferson, Abel, Ernest, Marihuana: Los Primeros 12,000 Años, Plenum Press, NY, 1980; M. Aldrich, et al.

Manfred Max-Neef: El mundo en rumbo de colisión

Título: Manfred Max-Neef: Clase Magistral: El mundo en rumbo de colision. (Luzes Diálogos en La Rábida.)

Categoría: Conferencias y Entrevistas; UNIA Académica.

Duración: 00:56:49.

Fecha de grabación: 2009-12-01

Sinopsis: El Premio Nobel Alternativo de Economía Manfred Max-Neef ha indicado que con el dinero que se ha usado para “salvar” a los bancos de la situación financiera actual habría “600 años de un mundo sin hambre”. El creador de los ‘Principios de Economía Descalza’ y la ‘Teoría del Desarrollo a Escala Humana’ ha asegurado que la Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación, FAO, estimó en octubre de 2008 que el hambre está afectando a millones de personas y se necesitan millones de dólares para paliarlo. “En ese mismo momento se agregan millones para salvar a los bancos”. Así, ha subrayado que hasta septiembre de 2009 el paquete de rescate alcanza a 17 millones de dólares.”Ese es el mundo en el que estamos. Acostumbrado a que nunca hay suficiente para los que no tienen nada pero sobran los recursos para satisfacer las necesidades superficiales”, ha destacado.

Mi conclusión a estas alturas, de 77 años de acumulada juventud, es que (…) si viven toda la vida haciendo lo que les conviene, es una vida bastante miserable. Ustedes no tienen que hacer lo que les conviene, ustedes tienen que hacer lo que tienen que hacer. Eso es lo único que les dará la satisfacción cuando lleguen a viejos… haber sido consecuentes consigo mismos. (…) La gente que sabe exactamente para dónde va, es la que nunca descubre nada, porque se da lo que llamo la obsesión del punto fijo: estoy aquí y tengo que llegar allá, y en consecuencia, todo lo que hay entremedio se percibe como obstáculos que deben ser superados (…) Y es en esos presuntos obstáculos que está toda la aventura de la vida. Entonces me la paso con anteojeras en una vida pobre. El consejo es derivar en estado de alerta, y derivar no es dejarse llevar por la corriente.” Manfred Max-Neef

Grecia: El Gobierno planea despenalizar la tenencia de drogas para uso personal

 

El gobierno griego ha elaborado una propuesta para despenalizar las drogas en un proyecto de ley presentado por el ministro de Justicia Miltiadis Papaioannou a la comisión parlamentaria de asuntos sociales. De acuerdo con la misma, la posesión de drogas queda despenalizada mientras sólo afecte al comportamiento y al estado del consumidor. La reforma pretende reducir el número de jóvenes consumidores de drogas y el tráfico de sustancias ilegales.

Según el proyecto de ley, la culpabilidad se reducirá si se puede demostrar que la posesión y el cultivo de cannabis es para uso personal. Para las personas que hayan cometido delito bajo la nueva ley de estupefacientes los tribunales podrán solicita, en lugar de cárcel, la participación en un programa de tratamiento de desintoxicación y un seguimiento psicológico. El tráfico de drogas seguirá siendo un delito grave.

Más información en:
www.talkingdrugs.org/decimalisation-of-drugs-in-greece

(Fuente: Talkingdrugs.org del 3 de agosto de 2011)