Massachusetts (EEUU) podría unirse a otros estados al legalizar la marihuana medicinal

Boston, Massachussets, EEUU.- – Un proyecto de ley pendiente en la Legislatura podría hacer de Massachusetts el Estado número 17 en el país en legalizar la marihuana con fines medicinales.

Si la legislación es aprobada, los pacientes que sufren de una serie de enfermedades como el VIH, SIDA, cáncer, glaucoma u otras dolencias degenerativas podrían, con la prescripción de su médico, comprar marihuana para aliviar los síntomas causados por la enfermedad como forma de tratamiento.

Los defensores desde hace mucho tiempo han argumentado que el uso de la marihuana podría ayudar a combatir náuseas, convulsiones, espasmos musculares, síndrome de desgaste, y dolor intenso sin menoscabo de la capacidad mental del paciente.

Al recomendar la marihuana a los pacientes, los médicos solicitan a los afectados inscribirse en la Agencia de Control de Drogas del Departamento de Justicia de EEUU cuando los galenos prescriben sustancias controladas como la oxicodona, informó la Associated Press el martes.

En una audiencia pública en el Capitolio estatal en Boston, partidarios y opositores del proyecto de ley también expresaron sus opiniones a los legisladores sobre ambos lados de la cuestión.

 

Fuente PrimerMomento

Profesor de Harvard compara la marihuana con la penicilina

Lester Grinspoon es Profesor Asociado de Psiquiatria, emérito, de Harvard Medical School, y autor de los libros Marihuana Reconsidered y Marijuana, the Forbidden Medicine.

El sostiene que su curiosidad data de 1967, “por causa de mi preocupación con el uso creciente de la marihuana es que comencé mis estudios de literatura científica y médica con el objetivo de realizar un resumen razonablemente objetivo de los datos subyacentes para su prohibición. La afirmación que era una droga muy tóxica se basa de mitos antiguos y nuevos. De hecho, una de las muchas características excepcionales es que su toxicidad es extremadamente limitada”, afirma.

De hecho, una de las características excepcionales de la marihuana es su mínima toxicidad. Un caso comparativo con la aspirina es que la cannabis es mucho más segura: se registran más de 1000 muertes por año a causa de la aspirina en Estados Unidos, mientras que ninguna. Sus estudios aseguran que “cuando el cannabis recupere su lugar en la farmacopea de Estados Unidos, status que perdió en 1937, será visto como una de las drogas más seguras del compendio”. Y lejos de ser cauto también cree se trata de una “droga maravillosa”, así como lo fue la penicilina en 1940.

Respecto a la comparación con la penicilina lo explica del siguiente modo: la penicilina consiguió su fama de no tóxica, una vez que fue producida en una economía de escala, mucho más barata, y fue efectivamente eficaz en el tratamiento de una variedad de enfermedades infecciosas.

Fuente MarihuanaInforma

Marihuana: El gran engaño

Una de las características de nuestra especie es que sus individuos somos, al tiempo que gregarios y cooperativos, o precisamente por ello, fácilmente manipulables, ingenuos e incautos.

Si bien es cierto que en muchas ocasiones actuamos con excesivas precauciones en el trato con nuestros semejantes, somos muy confiados con otros asuntos que afectan, a veces de forma que no alcanzamos ni a sospechar, a nuestra existencia.

Hay libertades que no pueden ser otorgadas o conquistadas a medias, y el derecho al propio cuerpo forma parte del derecho mismo a la vida. Haga cada cual lo que quiera con su cuerpo mientras no dañe o perjudique a los demás. Personalmente siempre preferiré un jerez o un té verde a un cigarrillo de hachis, pero sobre gustos no hay nada escrito, aunque siempre habrá quien necesite imponer su verdad. Creerse en posesión de la verdad única y absoluta, la gran prueba de la estupidez humana.

     La triste historia de esa planta que llamamos cáñamo o marihuana puede ser un buen ejemplo tanto de engaño como de ingenuidad humana. Llevaría horas resumir los usos que las diferentes sociedades han dado al cáñamo desde hace no siglos, sino milenios. Asombra comprobar que ha sido uno de los vegetales más extendidos y utilizados: para uso textil, pocos jóvenes saben que los primeros pantalones vaqueros estaban confeccionados con cáñamo, mucho más resistente que los actuales de algodón; sogas y cuerdas de todo tipo, velas de barcos, cestos, ropa, etc. etc. También tuvo usos medicinales, reflejados en innumerables textos a lo largo de los siglos. Los recientes descubrimientos acerca de sus efectos beneficiosos para pacientes sometidos a quimioterapia no son más que una de las tantas utilidades que el ser humano le ha encontrado a esta planta.

Su uso lúdico como estupefaciente, utilizado para producir una especie de borrachera leve, no ha sido, desde luego, el principal, aunque se le dió especial importancia en algunas culturas para actos sacramentales, como medio de comunicación con sus dioses, de forma muy parecida a como los cristianos usan otra droga, el vino, en la ceremonia religiosa de la misa.

¿Qué ocurrió, entonces, el siglo pasado para que esta planta tan aparentemente útil fuera prohibida de repente en Estados Unidos y luego paulatinamente en el resto del mundo?

     Es aquí donde nos encontramos con un ejemplo típico de candidez de las sociedades humanas, de manipulación y de, también hay que decirlo, lucrativo negocio al estilo americano.

En los años treinta el papel se obtenía industrialmente de dos fuentes: del cáñamo, que daba lugar a un papel de excelente calidad, sumamente ecológico y que tenía como único inconveniente que requería mucha mano de obra para el cuidado y recolección de la planta, y de la madera, sistema que aún se sigue utilizando hoy en día y que, como todos sabemos, además de provocar una grave deforestación, da lugar a una de las industrias más contaminantes.

Los años treinta, como prácticamente todo el siglo pasado, fue una época de inventos en todas las áreas, y entre las innumerables máquinas que se crearon y que hicieron menos duras las labores agrícolas se encontraba el descortezador mecánico. Con este aparato la obtención de papel a partir del cáñamo pasaba a ser no solo el sistema más ecológico, sino también el más rentable.

     ¿Por qué entonces en esa misma época se prohibió el cáñamo en vez de aumentar su producción?

     Llegados a este punto entran en escena tres personajes: el primero es William Randolph Hearst, el hombre más rico del mundo en su época. Hearst era propietario de una importante cadena de periódicos en Estados Unidos y como sus empresas consumían grandes cantidades de papel, pensó que podría reducir costes si él mismo compraba los aserraderos y demás empresas relacionadas con la producción de papel, y así lo hizo, invirtiendo en ello enormes sumas de dinero. Pero en 1935, con el invento del descortezador mecánico antes mencionado, mientras miles de familias de agricultores en todo el muno soñaban con un futuro mejor, Hearst se preocupaba por los aserraderos y fábricas procesadoras de pasta de papel que había comprado, condenadas a una ruina inminente.

Pero lejos de resignarse y admitir que seguiría siendo multimillonario, pero vería su fortuna reducida en parte, decidió que tenía que haber alguna forma de vencer a su nuevo enemigo, esa planta que daba papel de mejor calidad, más barato y sin apenas usar productos químicos en su elaboración. Y utilizó para ello su mejor arma: la manipulación informativa a través de los periódicos de su propiedad. Inició una campaña en la que presentaba al cáñamo, la marihuana, como el origen de todos los males: delitos, violencia, etc. Hearst nunca incluyó en los artículos de sus periódicos ni un sólo informe médico o científico porque todos ellos decían claramente que no se trataba de una planta peligrosa y que tenía, en cambio muchas cualidades positivas, tanto medicinales como de uso industrial. A pesar de ello, millones de americanos le creyeron y empezaron a ver un enemigo en una de las plantas más útiles al ser humano y que era también, entre decenas de usos, fumada por quien le apeteciera, como lo habían hecho, entre otros muchos, los serios y respetables presidentes George Washington o Tomas Jefferson, ambos conocidos y declarados cultivadores y consumidores de marihuana. 

     Pero no era suficiente tener a la opinión pública de su lado para conseguir prohibir un cultivo tan beneficioso, Hearst necesitaba algún cómplice poderoso, y aquí entra en escena el segundo personaje: la empresa petroquímica Dupont, que ya entonces contaba con plantas de producción distribuidas por toda América. Esta empresa también tenía sus razones para combatir a esa planta que se empeñaba en seguir siendo tan incómodamente útil: por una parte Dupont tenía la patente del ácido sulfúrico, muy contaminante, pero utilizado en grandes cantidades en el procesamiento de la pasta de papel obtenida de la madera, con lo que Hearst era uno de sus mejores clientes. Por otra parte, Dupont acababa de desarrollar dos fibras artificiales, el rayón y el nylon, que encontraban en el cáñamo a un ecológico e incómodo competidor.

Los intereses de las empresas de Hearst y las de Dupont coincidían plenamente. Dupont tenía contactos en las altas esferas de la política y las finanzas americanas, entre ellos Andrew Mellon, que era presidente del Mellon Bank, el principal proveedor de recursos financieros de Dupont. La sobrina de Mellon estaba casada con nuestro tercer personaje, Harry Anslinger, comisionado del Departamento Federal de Narcóticos, un individuo que ha pasado a la historia vinculado a varios asuntos turbios que no vienen al caso. Este fue el político ruidoso y tenaz que defendería los intereses de Hearst y Dupont, enarbolando la bandera de la moral, el patriotismo y las buenas costumbres. Dió en el Congreso encendidos discursos contra el cáñamo, pero nunca pudo presentar una prueba o un sólo estudio científico que apoyara su tesis. Repitió una y otra vez que era una droga terrible que provocaba agresividad y que debía ser prohibida. Cuando le presentaron informes médicos que decían que era imposible que tal planta provocara agresividad, sino justamente lo contrario, que aplacaba el ánimo, dijo entonces que era una planta antipatriótica, pues no permitiría tener buenos soldados. . .

     Así, el trío Anslinger-Dupont-Hearst, con la ayuda inestimable de la mafia y congresistas corruptos a sueldo de ella, consiguió que en 1937 el cáñamo fuera prohibido en Estados Unidos. A partir de ahí se produjo un efecto dominó que haría que la planta acabara, tras miles de años de convivencia pacífica con el ser humano, prohibida en prácticamente todo el mundo: Si algún país quería tener buenas relaciones con Estados Unidos tenía que incluir tan extraña prohibición entre sus leyes, arruinando a miles de familias de agricultores y obligándose a producir o comprar productos más caros y contaminantes.

No debemos olvidar a un colectivo que apoyó en todo momento y con todos los medios a su alcance la prohibición del cáñamo: la mafia americana, con todas sus diferentes ramas. La razón no era otra que, tras haberse enriquecido desmesuradamente gracias a la Ley Seca que prohibió el alcohol una década antes, quería una nueva materia ilegal que diera lugar a un boyante mercado negro, como sucede siempre que se prohibe una sustancia. El rotundo fracaso que había supuesto la Ley Seca, dejando a su paso cientos de muertos y 200.000 ciegos por beber alcohol adulterado, no fue lección suficiente para que la sociedad americana no cayera nuevamente en la trampa de un negocio muy dañino socialmente, pero al mismo tiempo muy lucrativo para una minoría codiciosa y sin escrúpulos.

Hasta los años treinta, cuando incluso drogas mucho más peligrosas, como la cocaína y la heroína, se vendían libremente en las farmacias bajo receta médica y control sanitario, el problema social de las drogas no existía, de igual forma que el cáñamo, utilizado en sus mil formas, no llamaba la atención porque una minoría lo fumara en sus ratos de ocio. Fue la prohibición la que consiguió llamar la atención de los jóvenes, al tiempo que les negaba toda información objetiva sobre el origen del problema, haciéndoles caer en la doble trampa de ofrecer una substancia a la que posiblemente no hubieran hecho caso de no estar prohibida, y hacerla deseable, especialmente en la adolescencia, por el mero hecho de prohibírsela.

Los nefastos resultados sociales que tal prohibicion ha tenido es conocido de todos, muriendo a diario decenas de personas en el mundo como resultado de la misma, mientras las mafias de todo el mundo y las empresas farmacéuticas continuan haciendo de esta tragedia social su sangriento negocio. Sólo algunos países como Suiza u Holanda han sabido enfrentarse con seriedad y pragmatismo al problema, legalizando las drogas blandas, como en el caso holandés, o administrando heroína controlada sanitariamente a los adictos a la misma, como en Suiza, eliminando así completamente la delincuencia vinculada a estas drogas.

     Esa es la triste historia de esta planta y la campaña de difamación que se desató contra ella. ¿Estuvieron equivocados los griegos, romanos, persas, hindúes, chinos, y tantas otras culturas que la utilizaron durante siglos sin el menor problema, hasta la época de nuestros abuelos, o somos nosotros los equivocados y manipulados, que vivimos en este extraño tiempo de prohibición?
Es difícil calcular cuantos millones de hectáreas de bosques en todo el mundo no habrían sido destruidos de no haber seguido la historia tan retorcido camino, de no haber prevalecido los intereses mezquinos de un pequeño grupo de hombres sobre los del resto de la humanidad.

     Pero posiblemente, y a pesar de que estos son datos históricos conocidos, y fácilmente comprobables hoy en día, la prohibición continuará durante quien sabe cuantos años más, porque le proporciona un lucrativo negocio a políticos corruptos y a las mafias de todo el mundo, a fabricantes de armas y empresas químicas.

Es asombroso comprobar las estadísticas de muertes por drogas anteriores a la prohibición de las mismas, cuando estaban todas ellas, como una medicina más, en las farmacias: hasta los años treinta, la mayoría de los jóvenes no mostraban interés por consumirlas, al no tener el aliciente de lo prohibido, y los pocos que lo hacían no tenían que delinquir para conseguirlas, no creando el consiguiente problema social. Las drogas ilegales hoy en día eran utilizadas casi siempre por personas mayores como analgésicos ante enfermedades crónicas dolorosas, no creando por ello ningún conflicto social. Los muy pocos casos de muerte por sobredosis (entre 4 y 12 anualmente en los años 30 en España) eran casos encubiertos de eutanasia o suicidio, casi siempre de personas con cánceres terminales.

Los enormes gastos de su prohibición y las consecuencias negativas de la misma las pagamos todos los ciudadanos con nuestros impuestos, mientras algunas empresas farmacéuticas, como Eli Lilly, de la que fue director George Bush padre, tienen el multimillonario negocio de las patentes por la producción sintética de los principios activos del cáñamo, principios que forman parte fundamental de muchas medicinas. Este negocio se vendría abajo si esos compuestos químicos se obtuvieran de forma natural de la planta en vez de sintetizarlos.

Pero somos ingenuos, absurdamente incautos, y a pesar de que hoy día tenemos todos estos datos a nuestra disposición, sigue pesando más sobre todas las sociedades del mundo el engaño a que sometieron a nuestros abuelos un grupo de sinvergüenzas codiciosos hace apenas ocho décadas.

     Si fuéramos algo más cautos, un poco más desconfiados, investigaríamos el origen de hechos y costumbres que damos por buenos sólo porque nos han acostumbrado a ellos desde niños, indagaríamos sobre el origen de la clase política antes de votarles o, mejor aún, exigiríamos que nos consultaran antes de hacer las leyes que van a condicionar nuestra vida: averiguaríamos cual fue el verdadero origen de cada guerra, el de cada religión, y llegaríamos posiblemente a exigir que se nos permitiera gobernar nuestra vida social, que diera la democracia un paso más, como ha hecho a lo largo de la historia, exigiendo que se nos permitiera votar, mediante sistemas informáticos, las leyes más importantes que nos gobiernan: declaraciones de guerra, presupuestos, sueldos de los políticos, privilegios de la banca, etc.: media hora a la semana sería suficiente. Tendríamos así en nuestras manos las herramientas necesarias para mejorar el mundo con una efectividad que nos asombraría.

¿Cuánto tardaríamos en proponer y promulgar una ley que prohibiera los paraísos fiscales, refugio de los billones robados impunemente en la última crisis, o una ley que gravara los capitales financieros especulativos, para conseguir evitar fácilmente, con ese dinero, la muerte diaria de más de 27.000 niños por hambre o falta de vacunas?

Posiblemente, si hiciéramos eso ya no moriría tampoco ningún joven por las drogas adulteradas que les venden las mafias, posiblemente se acabarían todas las guerras en unos pocos años y con ellas tantos negocios de muerte. . .

Pero ese sería otro mundo, un mundo que, tal vez porque históricamente siempre ha ido mejorando, aunque muy poco a poco, o tal vez porque soy humano y por tanto de naturaleza absurdamente ingenua, creo que, algún día, y a pesar de todo, llegará a ser realidad.

Nekovidal – nekovidal@arteslibres.net

 

SI CONSIDERA ESTOS DATOS DE INTERÉS, Y CREE QUE LA INFORMACIÓN Y EL CONOCIMIENTO CONTRIBUYEN A NUESTRA LIBERTAD Y CRECIMIENTO INDIVIDUAL Y COLECTIVO, POR FAVOR, DISTRIBUYA ESTA INFORMACIÓN ENTRE SUS AMIGOS.

GRACIAS, SALUD Y SALUDOS.

Una propuesta para legislar contra la prohibición de la marihuana

Por Héctor Augusto Cabrera y Guerrero.

México se debate sobre medidas para combatir el narcotráfico y se desangra en una lucha contra el consumo de drogas, sigue el “ejemplo” imposición de Estados Unidos en que el gobierno federal prohibió el consumo de marihuana en el año de 1937,y siguiendo la política que al respecto dicto el gobierno estadounidense, que hace algunos días se cumplió el 40 aniversario de la Guerra de la fallida decretada por Nixon Contra las Drogas, sigue auspiciando disposiciones para una lucha frontal contra la producción y consumo de marihuana y de otras drogas.

Reconociendo tácitamente los resultados avalados por el fracaso evidente de esta lucha, en los Estados Unidos, se discute de forma abierta en los círculos políticos y en la opinión pública lo ilógico de esta guerra, y se analizan propuestas para enmendar este absurdo cierto.

Los miembros del Congreso están dando los primeros pasos para deslindar al gobierno federal del control de la marihuana, para ello presentaron ya una propuesta para legislar un cambio histórico contra la prohibición de la marihuana, que se inspira en la derogación de la ley seca. La marihuana es un bien económico que se ha ofertado y demandado, condicionado a las regulaciones que restringen su libre tránsito, por la vía ilegal se ha solventado la necesidad del mercado y satisfecho su consumo, independientemente del sistema. El consumo inusitado del alcohol en los tiempos de la prohibición, en Estados Unidos y su estrecha relación con la llamada Ley Seca, denoto una estrecha correlación con la delincuencia encargada de proporcionar el satisfactor y la corrupción que se dio para tolerar esa actividad por fuera de la ley, todos los esfuerzos que se hicieron para erradicar su consumo, solo transito a la consolidación del crimen organizado de aquel entonces. Y recordemos que la prohibición también era eludida mediante receta médica que permitía su consumo con fines de salud.

Los alcaldes de la nación aprobaron en el aniversario de la guerra fallida, propuestas para avalar la Legislación Federal, de revisar y reformar todo el sistema de justicia penal EE.UU, relacionado con la marihuana, por la razón de que sigue siendo la ley controlada por la Administración de Control Federal, conocida por sus siglas como la DEA, jurisdicción que se pretende transferir a la responsabilidad de los gobiernos estatales, para que puedan normar al respecto sin la injerencia federal. La decisión de legalizar la producción y consumo es un hecho, el eslogan es bautizado como “El acto de regular, controlar y cobrar impuestos”.

Estas proposiciones de resolución se producen a raíz del informe de la llamada Comisión Mundial sobre Políticas de Drogas que recomienda una importante reforma política de drogas, para la legalización de la marihuana.

Por el momento en los estados unidos en 16 estados y el distrito de Columbia han legalizado la marihuana para uso médico, y en 14 estados se ha despenalizado su consumo. Particularmente la ley ha sido laxa para el consumo de la cannabis en los Estados Unidos, el uso medicinal como ya lo enunciamos abarca tácitamente un espectro de usos medicinales, que prácticamente inducen al consumo necesario y justificado.

En el tiempo la aplicación de la ley que sanciona el consumo en los Estados Unidos ha sido un fracaso, estadísticamente durante décadas el gasto realizado para de arrestar a millones de de consumidores no se ha traducido en una disminución de su comercialización y estadísticamente se ha comprobado que su consumo continua en aumento. Se han gastado millones de dólares en el arresto, en el juicio y la prisión de un delito que no puede ser detenido. El Buro de Estadísticas Judiciales informa que más de 2 millones de personas bajo las leyes antinarcóticos fueron arrestados en los Estados Unidos y de ellos el 50% fueron por posesión de marihuana. Según datos de encuestas recientes un tercio de los norteamericanos han consumido marihuana, incluyendo al presidente y a varios ex presidentes, la cannabis es la droga preferida a nivel mundial, es la droga que más se produce en el mundo, y se ha cultivado durante siglos, con una tradición de consumo, que le atribuye a sus propiedades cannabinoides, una utilidad psicoactiva y se dice es consumida por más de 200 millones de personas. Para beneficio del consumo de marihuana, se señala que está indicada para el tratamiento de cáncer, leucemia, del glaucoma, migraña, insomnio, alcoholismo, artritis reumatoide, nauseas y vómitos asociados a la quimioterapia, arterioesclerosis, hipertensión, hepatitis y para muchos trastornos más. También estadísticamente si bien la marihuana ocupa el tercer lugar en consumo después del alcohol y el tabaco, es posible que si se legaliza su consumo con fines recreativos podría pasar a ocupar el primer lugar de este tipo de satisfactores.

En 1998 todos los países afiliados a las Naciones Unidas adoptaron la prohibición y su fin era para que se tomaran las medidas necesarias para reducir el consumo y demanda de drogas, los resultados están a la vista.

Los miembros del congreso de los estados unidos han presentado para su consideración una legislación que de ser aprobada será histórica; se suma a la de los alcaldes y a la de la Comisión Mundial, para poner fin a la guerra federal contra la marihuana y dejar que los estados de la unión se responsabilicen de legalizar y regular su consumo y recabar los impuestos de esta actividad.

Mientras tanto México se descompone en su lucha contra el narcotráfico, dejando una estela de cadáveres, se desgasta y deja de atender a otro tipo de delincuencia que nos afecta en toda nuestra vida social y económica, y hacen ver de manera evidente los absurdos que se dan en nuestro país, donde el tema es tratado como una lucha patriótica irreversible al consumo de marihuana. Se nos ha imbuido en una lucha que no nos corresponde lidiar, es verdadera mente contradictorio, el ver como se ha desangrado la frontera, en aras de impedir el tráfico de todo tipo drogas entre ellas la marihuana, que tiene una amplia tradición de producción en nuestro territorio y de la cocaína que nosotros no producimos, pero si servimos de puente para los consumidores que ocupan el primer lugar a nivel mundial. En nuestra frontera con Estados Unidos al norte y con Centro América al sur, la comercialización de las drogas representan un importante porcentaje del comercio, los criterios de regulación nos implican y ya debería existir una política pública con fines específicos para controlar el comercio de estupefacientes de manera licita.

Nuestro papel de seguir viviendo una realidad distinta al que impera en Estados Unidos, en donde de una u otra manera el consumo está permitido y ya se dan los primeros pasos para su legalización. Mientras que en nuestra frontera el país se desangra en la lucha por la siembra, venta y consumo, en el país del norte se comercializa ya de manera lícita en negocio multimillonario disfrazado de dispensarios médicos. Además en el país vecino, actualmente si se tolera el cultivo abierto la marihuana, se controla la producción y comercialización.

Los Estados Unidos ya se encaminan a legalizar el libre tránsito de marihuana, ejemplo que seguramente será seguido por otros países, con sus repercusiones a nivel mundial, ante este nuevo panorama.

Lo que podemos adelantar es que México debe estar preparado para actuar de inmediato ante las posibilidades de que los Estados Unidos se manifieste por la legalización de los enervantes, nos debemos ya no digamos a adelantar, tan solo actualizarnos con lo que ya acontece en el país del norte.

Fuente E-Consulta

Farmacólogos apuntan el creciente uso terapéutico de los cannabinoides.

España

Jornada “Implicaciones terapéuticas presentes y futuras de los cannabinoides” de la Sociedad

“Desde el punto de vista terapéutico las implicaciones de futuro de los cannabinoides en la terapéutica pasarán, por ejemplo, por el tratamiento del dolor oncológico, dolor neuropático (incluyente neuropatía diabética), dolor en artritis reumatoide, náuseas y vómitos, anorexia, etc…”, afirma el Dr. Jordi Camarasa, presidente de la Sociedad Catalana de Farmacología de la Acadèmia de Ciències Mèdiques i de la Salut de Catalunya i de Balears.

Actualmente, en España sólo está aprobado un producto con derivados  cannabinoides para los problemas de la espasticidad muscular en la esclerosis múltiple.

Aunque inicialmente los derivados del cannabis se propusieron como terapia para los vómitos asociados a la quimioterapia antineoplásica, el papel de los cannabinoides en terapéutica es mucho más amplio y de bien seguro que en próximos años todavía se ensanchará más teniendo el dolor como denominador común”, ha explicado el Dr. Jordi Camarasa, presidente de la Sociedad Catalana de Farmacología de la Acadèmia de Ciències Mèdiques i de la Salut de Catalunya i de Balears que ha celebrado la jornada Implicaciones terapéuticas presentes y futuras de los cannabinoides.

“El campo de las posibles implicaciones terapéuticas de los cannabinoides es enormemente amplio, puesto que cada día se van descubriendo nuevas implicaciones de los receptores a cannabinoides”, ha seguido el Dr. Camarasa. “Desde el punto de vista terapéutica las implicaciones de futuro de los cannabinoides en la terapéutica pasarán, por ejemplo, por el tratamiento del dolor oncológico, dolor neuropático (incluyente neuropatía diabética), dolor en artritis reumatoide, náuseas y vómitos, anorexia”.

Actualmente, en España sólo está aprobado un producto con derivados cannabinoides para los problemas del espasticidad muscular en la esclerosis múltiple, que afecta al 60% de estos pacientes, pero, tal y cómo ha subrayado el Dr. Camarasa, “se están llevando a cabo muchos ensayos clínicos para futuras indicaciones”.

En Cataluña, el pistoletazo de salida del uso terapéutico del cannabis se produce el 2001 cuando la asociación Ágata de enfermas de cáncer de mama hace una petición formal porque se legalice. El 2004 se puso en marcha el Programa Piloto del Departamento de Salud que tenía como finalidad el estudio del uso terapéutico del cannabis en el tratamiento de ciertas enfermedades. “A partir de aquel momento se llevó a cabo varios ensayos, entre ellos el correspondiente a la eficacia y seguridad de los cannabinoides en la neuropatía por espasticidad muscular en enfermos de esclerosis múltiple”, ha resumido el Dr. Camarasa.

 

Fuente NoticiasMedicas

Sobredosis – La Próxima Crisis Financiera (documental)

El sistema economico esta colapsando como domino, les comparto este interesante documental economico, no solo de marihuana vive el hombre, si queremos que el mundo cambie debemos interesarnos en estos temas y ser proactivos.

  • Género: Documental
  • Clasificación temática: Economía
  • Duración: 47 minutos
  • Año: 2010
  • País: Suecia
  • Idioma: Inglés, subtitulada en español (*)
  • Narración: Johan Norberg
  • Dirección: Martin Borgs
  • Guión: Martin Borgs, Johan Norberg
  • Producción: Henrik Devell
  • Compañía productora: Swedish Free Enterprise Foundation
  • Fotografía: Pär Eliasson
  • Edición: Pier Franceschi
  • Diseño gráfico: Pier Franceschi
  • Animación: Andreas Szegö
  • Música: Adam Nordén
  • Investigación: Jonathan Liberman
  • Sitios de filmación: EEUU, Alemania y Suecia

Personas que aparecen:


Gerald Celente, Analista de tendencias, fundador y director del Trend Research Institute, USA
– Vernon L. Smith, Investigador de Chapman University, premio Nóbel de Economía en el año 2002. 
– Peter P. Schiff, Analista financiero, presidente de Euro Pacific Capital.
– David M. Walker, Auditor General de los Estados Unidos, desde 1998 hasta 2008.
– Megan McArdle, Columnista económica de la revista The Atlantic.
– Karen Horn, Investigadora y analista del German Economic Institute.
– Robert Van Order, Ex economista en jefe de la Corporación Federal Hipotecaria Freddie Mac.
– Dennis F. Hannon, Intendente del pueblo de Union, Estados Unidos, cerca de la frontera con Canadá.
– Frank Petrilli, Pequeño comerciante autónomo del pueblo de Union, Estados Unidos.
– George W. Bush, Barack Obama, Ben Bernanke, Alan Greenspan y otros: Fragmentos de archivo.


Resumen

Cuando realizamos un diagnóstico profundo acerca del gran desafío de la humanidad en los tiempos presentes, encontramos que el mapa de la gran crisis sistémica que enfrentamos está compuesto por cuatro elementos principales, altamente interrelacionados: Economía, Energía, Presión Demográfica y Medio Ambiente. En tiempos de crisis las sociedades buscan líderes fuertes y soluciones simples. Pero… ¿Qué pasaría si las soluciones económicas que se están planteando constituyen los mismos errores que provocaron el desastre? El documental Overdose describe y analiza la historia de la mayor crisis económica de nuestra época: la que aún está por venir.

Cuando estalló la burbuja financiera global, la solución fue bajar las tasas de interés e inyectar miles de millones de dólares sin respaldo a un sistema bancario enfermo. Justamente esa solución fue el problema, y por eso la próxima crisis será peor aún. Los gobiernos ya se están quedando sin combustible para alimentar la economía. Puede ser que todavía estén en condiciones de salvar a los bancos, pero de ahora en adelante la pregunta más inquietante es quién salvará a los gobiernos…

Las previsiones apuntan a que el gigantesco endeudamiento sin precedentes de todos los países superará el 100% del PIB en breve. La economía de Grecia e Islandia ya se derrumbaron. Hay otros países que están en la cuerda floja… ¿Cuál será el próximo? ¿Qué sucederá cuando se produzca el inevitable efecto dominó en toda la economía mundial?

Esta tormenta que conmueve al planeta comenzó a gestarse en los Estados Unidos, cuando el Congreso a instancias del gobierno federal decidió impulsar masivos planes hipotecarios de vivienda, inclusive para quienes no podrían pagarlos. En dicha oportunidad el mercado acuñó el ingenioso acrónimo NINA: “Ningún ingreso. Ningún activo. Ningún problema”. Dicho esquema basado en las corporaciones privadas Fannie Mae y Freddie Mac que estaban patrocinadas por el Estado, generó en todo el mundo una burbuja financiera de proporciones sin precedentes.

¿Querías irte de vacaciones? ¿Deseabas renovar todo tu guardarropa o cambiar el vehículo? Sólo tenías que usar tu casa como si fuera un banco, hipotecándola y pidiendo el dinero prestado. ¿Por qué trabajar en actividades productivas si se puede ganar dinero tan fácilmente? Mientras el gobierno garantizaba todos esos préstamos sin respaldo, era de tontos no continuar endeudándose sin límites. Y para apagar el incendio la Reserva Federal no tuvo mejor idea que darle más alcohol a los ebrios, inyectando nuevos paquetes de estímulo millonarios en un sistema virtualmente quebrado.

Varios de los analistas entrevistados en este documental habían anticipado el desenlace de toda esta locura y la orgía del dinero sin respaldo, pero fueron ridiculizados y hostigados cuando en medio del auge de la fiesta y la borrachera del consumo, intentaron una y otra vez advertir sobre las catastróficas e inevitables consecuencias que tal descontrol tendría en el futuro.

Sin embargo aún hoy continúa aplicándose esta lógica financiera sin sentido, con rescates estatales gigantescos a compañías quebradas, y más creación de dinero ficticio para mantener en funcionamiento artificialmente la economía. Overdose aporta una visión razonada sobre el inevitable final que tendrá todo esto, advirtiéndonos que la peor crisis financiera jamás vista, es la que nos está esperando.


Estudio dice que componente de la marihuana ayuda a superar traumas

Río de Janeiro, Brasil.-  Investigadores de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), en Brasil, descubrieron que un componente químico que se encuentra en la marihuana puede ayudar en el tratamiento de las secuelas emocionales dejadas por traumas.

Los experimentos indican que el cannabidiol, uno de los más de 80 componentes de la Cannabis Sativa, ayudó a superar la ansiedad provocada por una experiencia traumática en experimentos con animales.

En las pruebas de laboratorio, los animales recibieron un choque eléctrico leve en los pies, simulando una situación traumática.

Cuando fueron expuestos de nuevo al mismo ambiente, el animal “congeló” su miedo y fue incapaz de reaccionar. Contando el tiempo de inmovilidad, los investigadores evaluaron la intensidad del miedo.

El profesor Reinaldo Takahashi, coordinador del estudio, explica que la simulación en laboratorio es similar a lo que sucede a una persona que fue asaltada en la calle y se asusta cada vez que tiene que pasar por el sitio del hecho.

Dijo que la forma más efectiva de reducir el miedo es realizar exposiciones sucesivas de acondicionamiento ambiental. Los animales se adaptan a la situación y vuelven a aprender que ese lugar ya no es peligroso.

En los seres humanos, este tratamiento se llama terapia de exposición y funciona de la misma manera. “Los principales resultados de nuestros estudios muestran que el cannabinol facilita este proceso de reaprendizaje emocional, por lo que la terapia de exposición es más eficaz y los efectos duraderos”, explica el profesor Takahashi.

Las investigaciones indican que la sustancia actúa como un ansiolítico, una droga que combate la ansiedad. La ventaja es que el cannabidiol no causa los efectos secundarios comunes de los medicamentos tradicionales, como la dependencia, somnolencia excesiva, falta de memoria, mareos y tinnitus.

Los estudios también indican que el cannabidiol no produce los efectos típicos de la marihuana, como fallas en la memoria reciente, taquicardia, boca seca, falta de coordinación y la tos

 

Fuente TerraChile

El THC mejora la capacidad de conducción en un paciente con síndrome de Tourette

Médicos de la Universidad Ludwig-Maximilians de Munich y del Hospital Inn-Salzach, Alemania, han presentado el caso de un conductor de camión de 42 años con síndrome de Tourette desde los 6. Presentaba múltiples tics, se levantaba y se sentaba de forma repetida y, sobre todo, padecía de pensamientos obsesivos. Todos los medicamentos estándar para los tics habían sido ineficaces. Después de dos semanas de terapia con dosis crecientes de THC (hasta 15 mg al día) los tics se redujeron significativamente.

Dado que el enfermo tenía que conducir a diario fue evaluada su capacidad de conducción con pruebas informatizadas, de acuerdo con las directrices Alemana sobre seguridad vial y tráfico. Tanto en la fase libre de drogas como durante el tratamiento con THC se cumplieron los criterios acordes con la normativa alemana en todas las funciones investigadas (percepción visual, capacidad de reacción, concentración y tolerancia al estrés). Se produjo una clara mejora en la concentración y la percepción visual durante el tratamiento con THC en comparación con la fase libre de fármaco.

 

(Fuente: Brunnauer A, Segmiller FM, Volkamer T, Laux G, Müller N, Dehning S. Cannabinoids improve driving ability in a Tourette’s patient. Psychiatry Res. 2011 Jun 9. [en imprenta])

 

Fuente CannabisMedicinal

Crece en Francia el debate por la despenalización de la marihuana

El debate en torno a las drogas blandas se relanzó esta semana en Francia luego de la presentación en Diputados de un explosivo informe parlamentario del ex ministro del Interior socialista Daniel Vaillant, quien propuso despenalizar la marihuana y alinear su estatus al del alcohol y el tabaco para instaurar una legalización controlada.

El controvertido informe presentado por Vaillant fue solicitado por el jefe de la bancada socialista de Diputados y fue realizado tras un año y medio de trabajo y entrevistas con legisladores, expertos sanitarios y educativos, fiscales, abogados, policías y trabajadores sociales.

Entre sus principales propuestas, el informe afirma que la prohibición y la represión no logran bajar la consumición, favorece al crimen organizado y engendra problemas de salud pública por la comercialización de productos adulterados y a menores de edad.

Desde el gobierno, se rechazó de plano la iniciativa socialista a menos de un año de la elección presidencial. Ayer, el Primer Ministro Francois Fillon afirmó que no piensa ni un segundo en la despenalización ya sea sobre el plan sanitario, el político o el social porque despenalizar el cannabis sería legitimar, justificar e incitar al uso.

Un sondeo publicado hoy en el diario Le Journal du Dimanche sostiene que el 63 por ciento de los franceses se declara contra la despenalización del cannabis.

Citando la encuesta, el presidente de la coalición gobernante Unión por una Mayoría Popular (UMP), Xavier Bertrand, calificó al debate en torno a la marihuana como innecesario.

No obstante, para el diario Libération la encuesta muestra el incremento de una mirada progresista de la sociedad francesa, porque en 1996 el 26 por ciento se declaraba a favor de la despenalización, el 32 en 2002 y casi un 37 por ciento en la actualidad.

Según Vaillant, la propuesta del PS pretende encuadrar la venta de marihuana dentro de las hexagonales fronteras galas. Para ello, se crearía un organismo estatal que supervise la Filial Nacional del Cannabis.

La producción se haría en Francia con métodos orgánicos, según el informe de Vaillant esto permitiría redinamizar ciertas regiones agrícolas. Basándose en el modelo holandés que rige desde 1976, la marihuana sería vendida en cafés para fumadores controlados por el Estado, precisando que estaría prohibido fumar en la vía publica.

A un año de las elecciones presidenciales, sería una herejía que el Partido Socialista no aporte algunas respuestas, declaró al semanario Les Inrockuptibles Daniel Vaillant, quien fuera Primer Ministro de Lionel Jospin entre 2000 y 2002 y ocupa actualmente una banca de diputado y el cargo de Alcalde del popular distrito 13 de Paris.

Representantes políticos de diferentes partidos se declararon esta semana a favor de cambiar la ley que rige desde 1970, pero en contra de la legalización controlada propuesta por el socialismo y a favor de sancionar el uso de marihuana con una contravención.

Estoy a favor de la despenalización porque la ley en vigor es insostenible. No puede ponerse en práctica porque implica la prisión de los fumadores, algo que abarrotaría aun más las prisiones por los más de 100.000 procesos anuales por uso de marihuana y hachís, declaró el jueves el ex Primer Ministro y Canciller conservador Dominique de Villepin.

Esta propuesta también fue rechazada por el gobierno, por intermedio del ministro del Interior Claude Guéant, al considerarla como naif.

Sin embargo, la prensa gala recordó esta semana que en 2003, cuando ocupaba el cargo de Ministro del Interior, el actual presidente Nicolas Sarkozy había reclamado la instauración de contravención en formas de fuertes multas para los fumadores, de hasta 1.500 euros.

Esta semana los medios franceses le dedicaron una amplia cobertura al incipiente debate. Hojas de marihuana o imágenes de jóvenes fumando cigarrillos de marihuana ocuparon la portada de los principales diarios, al tiempo que los semanarios políticos y culturales dedicaron amplios informes sobre el tema.

Para el respetado semanario político Le Nouvel Observateur los diputados del PS pretenden ser un ejemplo de tolerancia. Sin embargo, encuadran la industria de esta droga, al controlar la producción, la distribución y la consumición. ¿Es el inicio de los coffee-shops a la holandesa en Francia?.

Entretanto, esta tarde en París, Lyon y otras cinco ciudades francesas se realizó la manifestación anual por la despenalización de la marihuana convocada por el Colectivo de Información e Investigación Canábico (CIRC).

Los organizadores anunciaron que alrededor de 10.000 personas se dieron cita en las distintas manifestaciones, mientras que para la policía el número de participantes fue de 3.000.

En París, en un breve discurso representantes del CIRC reclamaron un debate nacional en el Parlamento para despenalizar el cannabis citando como ejemplo el informe presentado el 2 de junio por la Global Commision on Drug Policy (Comisión mundial sobre la política de drogas), donde se estima que el combate mundial contra la droga fracasó y que el único recurso para enfrentarlo sería la despenalización del cannabis.

Desde 1970 cada 18 de junio, la manifestación lleva como irónico eslogan lappel du 18 joint (la llamada de los 18 porros) en un juego de palabras por la célebre alocución que desde el Reino Unido brindó el general Charles de Gaulle a través de la BBC (la convocatoria del 18 de junio de 1940), fecha que marcaría el inicio de la liberación francesa de la ocupación nazi y el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial. (TELAM)

 

Fuente ElPatagonico